The World, un crucero de altos kilates (Fotos)

carib1

Desde 2002, el crucero construido en Kiel por los exclusivos astilleros noruegos de ‘Fosen Mekanieke Versed’, surca los mares y océanos de todo el planeta, repleto de todo aquel multimillonario que quiera vivir surcando los mares. El conocido como el crucero de los millonarios, de casi 200 metros de eslora y más de 12 cubiertas, no se detiene y navega sin cesar.
Vacaciones, desconexión veraniega o palabras como temporada alta o baja son conceptos desconocidos por los acuáticos inquilinos de este crucero. Además, la mundanidad  de la aburrida tierra firme no gusta a aquellos que habitan en este ‘yate privado’; por ello, el antojo y lujo de vivir en el mar se hace realidad en ‘The World’.

Tranquilos evasores fiscales, si el objetivo de vivir en el mar pasa por querer inventarse una ingeniosa triquiñuela para escapar del fisco de los países, desde la compañía de cruceros ‘The World’, se exige a sus clientes poseer al menos una residencia física.

Antes de comenzar con los usos y disfrutes que gozan los acuáticos inquilinos de este crucero y con el miedo a que el lector acabe aquí su lectura, cabe decir que es necesario un presupuesto de entre 1.500 a 4.000 euros para pasar una noche en ‘The World’. Como muestra un botón: adquirir un lujoso apartamento en el crucero puede alcanzar los ocho millones de euros; los costes del viaje y los gastos, tanto en comida como ocio, no entran dentro del precio del apartamento. Olvídense de la pulserita todo incluido.
Relajación, descanso, navegar por el mar o cerrar negocios importantes son algunos de los objetivos que buscan los clientes del ‘crucero de los millonarios’. Sin embargo, a pesar de la tentación de olvidarse de la tierra y sentirse parte del libre océano, los pasajeros de The World suelen estar una media de 4 meses al año. Por fortuna, los clientes podrán saber cual será el itinerario del crucero durante los meses que vayan a estar, ya que son ellos, los habitantes de The Wolrd, quienes eligen por votación democrática el recorrido que va a seguir el crucero. Poder de decisión, bendito lujo.

Por suerte y decisión de los clientes del crucero de este año, The World disfrutó de las frondosas tierras del norte de España. Las localidades de Gijón y Bilbao fueron las afortunadas ciudades que pudieron ver a los acaudalados millonarios entre sus calles.

¿Qué disfrutan los casi 250 millonarios del The World? Pues principalmente el excelente trabajo y dedicación de los 250 miembros de la tripulación y trabajadores del crucero. Una proporción una a una, que solo se puede hacer rentable si se paga lo que se paga por ir a bordo del crucero.

Por otra parte, aquellos millonarios que sean del tipo ‘Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como’ -quizá los haya- tendrán en sus camarotes una amplia cocina equipada donde poder cocinar las delicatessen y comida gourmet que podrán adquirir en las diferentes tiendas que están distribuidas por todo el crucero. Añejos coñacs y vinos exclusivos también se podrán comprar para acompañar a esas cenas más íntimas.
Evidentemente, además de diferentes piscinas, tanto de agua salada como dulce, spas de 700 m2, salas de fiestas, centros comerciales o restringidos club de fumadores donde aquí el millonario viajero deber ser muy millonario para entrar; la joya del crucero es el la posibilidad de jugar al golf en plena cubierta o un torneo de tenis en una pista de tenis de dimensiones oficiales, la única de ese tamaño construida en la cubierta de un crucero.

¿La guinda del barco? Si pilla San Valentín, el aniversario de un matrimonio o un cumpleaños durante la estancia en el crucero; The World posee una exclusiva joyería que se pavonea de poseer un stock permanente que está valorado en 12 millones de euros.

Fuente: Caribean News