Expropiación de terrenos de Polar afecta 100% la distribución a tres regiones

Empresas Polar workers hold placards and shout in a facility used by the company as a distribution center, during the occupation of its installations by government representatives in Caracas July 30, 2015. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Empresas Polar workers hold placards and shout in a facility used by the company as a distribution center, during the occupation of its installations by government representatives in Caracas July 30, 2015. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

La orden de tomar los terrenos de Empresas Polar en La Yaguara (Caracas) “no tiene sentido”. Manuel Felipe Larrazábal, director de Alimentos Polar, consideró que puede haber alternativas para construir viviendas -la excusa del Gobierno para la toma- que no afecten las labores de la compañía.

En entrevista con La Verdad Radio, el ejecutivo destacó que la ocupación afectará la colocación de “todo el portafolio de Alimentos Polar y Pepsi-Cola: harina, arroz, pasta, mayonsea, ketchup, avena, refrescos, bebidas energizantes y jugos. Son 12 millones de kilos mensuales y seis millones de litros mensuales que se distribuyen a la ciudad de Caracas, Vargas y Miranda todos los meses”.

Precisó que esa afectación “representa 100 por ciento de nuestro abastecimiento, ese es nuestro único centro de distribución para Caracas, Vargas y Miranda.”

Larrazábal afirmó que la orden del Ejecutivo toca también a Nestlé de Venezuela, a Cargill de Venezuela, Coca-Cola Femsa y otras empresas privadas.

“Esto se trata de un medida que no tiene justificación y tiene otras alternativas menos costosas para el país. No tiene sentido expropiar instalaciones industriales que están activas, productivas y generan empleo para generar viviendas. Perfectamente pueden haber soluciones”.

El director de Alimentos Polar reconoció la necesidad de construir viviendas, “pero altos funcionarios han dicho que cabe la posibilidad de construir otra Caracas dentro de Caracas debido a la cantidad de espacios vacíos que hay. No tiene sentido desalojar zonas industriales que están activas”.

Más información en Panorama.