Juan José Moreno A: Los tentáculos de un descabellado pulpo

thumbnailjuanjosemorenoSolo en un régimen tan inverosímil como en el actual, se dan situaciones como las que hoy padece el país, de funcionarios multiplicados en cargos de extrema importancia, con dobles y hasta triples sueldos. El caso del “genio” que ocupó la cartera de Energía y Petróleo por 12 años y la presidencia de PDVSA por 10, además de patético es representativo de lo que aquí afirmamos.

Pero si es inconcebible el caso concreto de Rafael Ramírez, quien tiene con el país una gran deuda pendiente, el del flamante presidente de la Asamblea Nacional es lo más “descabellado” que podamos concebir, por lo menos de un gobierno donde funcione la institucionalidad. Y es que, cual pulpo que extiende sus tentáculos hacia todos sus dominio, el capitán Cabello se ha convertido repentinamente, después de su bien disimulada expulsión del lado del “Comandante Eterno”, en la principal figura de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, así como de otras posiciones de mando en los sectores militar y civil, como jefe de la fracción castrense y del partido, que constituyen los soportes fundamentales del régimen.

Con el teatral estilo que caracteriza a los principales personeros del régimen, que manejan el histrionismo con impresionante desenvoltura, con lagrimillas incluidas, Cabello se nos presenta con una cara diferente ante las diferentes audiencias. En su programa televisivo muestra la que consideramos su verdadera faz y personalidad, esa que también exhibe de la manera más burda frente a sus adversarios; mientras que en las entrevistas fuera de sus ámbitos de dominio se nos presenta como todo un “caballero”. Pero en su polifacética actuación pública, lo observamos como el auténtico pulpo que negocia en nombre del Gobierno nacional compras de medicamentos en Brasil; asuntos de relaciones exteriores con representantes de Estados Unidos, actuando por encima de la propia canciller venezolana; condecorando militares; como mandamás ante el poder judicial para imponerle decisiones como impedir la salida del país a directivos de medios de comunicación que se atrevieron a reproducir informaciones sobre su presunta vinculación con el narcotráfico, y en otras tantas funciones institucionalmente incompatibles con la función que le corresponde como presidente de un organismo que olvidó su responsabilidad de velar por la correcta administración del Estado.

Preocupa especialmente la situación en la que se encuentra nuestro parlamento, institución que en cualquier país donde funcione la democracia constituye el escenario natural para la confrontación de las ideas y problemas, pero que además de la función legislativa tiene el encargo constitucional de velar por la buena marcha del país,  determinando a través de la investigación seria las causas de los males que lo afectan y generando soluciones mediante la formulación de leyes y otros instrumentos que lo permitan.

Sin embargo, observamos con creciente preocupación que ante el desmoronamiento total  que sufre la nación, su líder se aparte de sus verdaderas obligaciones, para ocupar su tiempo en tantas otras funciones que no le corresponden, mientras la Asamblea se convierte en esa especie de circo donde se impone el maltrato y la descalificación contra cualquiera que se atreva a proponer  soluciones ante la crisis, así como en un escenario más para la farsa que orienta la “acción de gobierno”.

Es por ello nuestra insistencia sobre la necesidad de agotar todos nuestros esfuerzos, por es rescate de este vital espacio para la recuperación del país y,  tan importante como esto, centrarnos desde este momento, además de instrumentar el plan de acción que garantice el éxito de la oposición en las venideras elecciones, en la conformación de una agenda de propósitos para poner en manos de las mayorías sus propuestas dirigidas al restablecimiento de lo queda de nación. Es una tarea para todos y en ese camino acogemos la de Henrique Capriles en materia económica, al tiempo que invitamos a expertos en las distintas áreas del desarrollo a formar parte de equipos que nos lleven a iniciar una próxima gestión legislativa que atienda a las necesidades reales del pueblo venezolano.

Twitter: JJMorenoA