Estudiante de la Unet falleció en peregrinación al Santo Cristo

En horas de la tarde en el auditorio de la Unet se ofició una misa por el eterno descanso de Ricardo José Contreras Meza
En horas de la tarde en el auditorio de la Unet se ofició una misa por el eterno descanso de Ricardo José Contreras Meza

Un estudiante del séptimo semestre de Ingeniería Electrónica de la Unet falleció este miércoles en la madrugada, mientras cubría a pie la ruta que conduce al Santo Cristo de La Grita, en el municipio Jáuregui, según lo reseña lanacionweb.com

Por Miriam Bustos

Ricardo José Contreras Meza tenía 22 años de edad, era oriundo de Socopó, estado Barinas, y estaba residenciado en San Cristóbal, obviamente por motivos netamente educativos.

En el grupo, conformado por unos 80 peregrinos, la mayoría estudiantes de la Unet, Ricardo emprendió el viaje hacia La Grita, este martes a las 8 de la noche, desde las mismas instalaciones de esa casa de estudios superiores.

“Estaba alegre, animado, era la primera vez que iba al encuentro del Santo Cristo, pero su fe y devoción religiosa era tal, que no cabía de la emoción. Como todos, iba preparado, con algunos alimentos y todo lo que creyó que necesitaría, a excepción del agua, se le olvidó, y a manera de chiste me dijo “ora por mí, se me quedó el agua”. Yo no fui con el grupo, tenía previsto partir con otro grupo hoy en la madrugada (ayer) para La Grita” , contó una amiga y compañera de estudios, que lo calificó como excepcional persona y amigo.

Ricardo Contreras comenzó a sentirse mal, un dolor en la pierna y mareo, cuando se movilizaban por el sector La Ahuyamala, municipio Andrés Bello, aproximadamente a las 3 de la madrugada de ayer.

Descansó, fue atendido por paramédicos de Protección Civil que lo reanimaron, pero los síntomas se repitieron dos veces más. Se hizo necesario que desistiera del intento de continuar caminando, y advirtieron los paramédicos que debían trasladarlo al centro asistencial más cercano.

De camino a la medicatura de Cordero, el muchacho sufrió tres paros respiratorios y murió. Desde que comenzaron los síntomas hasta su deceso, transcurrió menos de una hora. La noticia consternó no solo a sus compañeros, sino a quienes conocieron el trágico suceso, consternación que aún persistía ayer en la mañana, en la morgue del Hospital Central, a donde fue trasladado su cadáver en una furgoneta del Cicpc.

El muchacho sano, “echador de broma”, el amigo solidario y, por encima de todo, el hombre con tantas ganas de vivir, murió mientras cumplía uno de sus más grandes deseos, conocer el Santo Cristo de La Grita.

“Es algo que no nos podemos explicar; eso nos consterna; saber de su muerte tan repentina y pronta, pero sabemos que todo lo que hizo él, está aquí, fue ganancia para la vida eterna, que debe estar ya disfrutando”, observó una amiga.

Contreras era el coordinador de la Pastoral Universitaria de la Unet. Dijeron que, peregrino por decisión y misionero por convicción, estuvo en representación de la comunidad estudiantil, en un encuentro religioso en Brasil; “ferviente católico, defensor de la Iglesia, del amor a Dios, sabemos que en este momento debe estar con él, no tenemos duda”, agregó otra, mientras se enjugaba las lágrimas.

En la morgue, que se vio abarrotada de jóvenes, a donde llegaron incrédulos los familiares de Contreras, también se hizo presente el rector de la Unet, Raúl Casanova, y otros docentes.

“Ricardo fue uno de los estudiantes más allegados al rectorado, también a mi persona. Excelente ser humano, excelente estudiante, muy apegado a la religión, que deja un vacío muy grande en la comunidad universitaria. Estaba cumpliendo una labor importante para sus creencias y principios cuando todo esto ocurrió. Dejó una gran huella en todos nosotros”, dijo Casanova, al agradecer la labor de Protección Civil al momento de atender al estudiante, así como el gesto del Clet y de la Gobernación del Táchira, de asumir los gastos de los actos fúnebres.

El ataúd con los restos mortales del muchacho fue trasladado al campus de la Unet, antes de las 2 de la tarde de ayer, donde se celebró una misa, para posteriormente partir el cortejo fúnebre hacia Socopó, donde será su última morada.