Pasajeros varados en el Terminal de San Cristóbal por paro técnico de las líneas

pasajeros varados

Desesperados se encontraban ayer cientos de viajeros en el Terminal de Pasajeros de San Cristóbal, porque desde el lunes han intentado comprar los pasajes para salir del Táchira hacia sus destinos de origen, principalmente Caracas, Valencia, Maracay y Maracaibo, pero no han podido conseguir su propósito a pesar de que, aseguran, han llegado al máximo puerto terrestre tachirense a hacer cola desde las cuatro de la mañana. Las líneas extraurbanas están en paro técnico, se conoció, reseñó La Nación

Los pasajeros denuncian especulación por parte de “impulsadores” que, consideran, son supuestamente parte de las empresas de transporte cuyas taquillas están a oscuras, cerradas, aunque el personal permanece en el interior de las mismas. En las mismas advierten que “no hay salida para ningún destino”.

Elda Quintero, contó su dilema: “ayer (martes) no nos vendieron porque en las taquillas dijeron que tenían que fijar los precios o algo así, y nos mandaron a venir hoy; vamos para el Zulia, y yo me digo, si los impulsadores andan por ahí vendiendo, sí tienen en las taquillas, porque son de la misma línea (de transporte), uno ve cuando salen de ahí, y uno asume que tienen que ser de ellos, estamos esperando a ver”.

El Terminal, a las diez de la mañana se encontraba “al tope”. La cola de usuarios llegaba a la entrada. “Todos aquí tenemos el mismo problema. Estamos tratando de conseguir pasaje y no lo logramos, porque desde el día del aumento, el primero de agosto, hay un “despelote” con eso”, dijo David García.

Otro usuario interrumpió a García para comentar: “ellos –las líneas- venden los pasajes por fuera, no en las oficinas”; mientras el señor Jorge Rozo indicó que “quienes trabajan dentro (de las taquillas) les dan hasta diez pasajes (a los piratas), y un pasaje que cuesta 600 bolívares, lo venden hasta en 2 mil 500 bolívares, y muchos necesitan irse con urgencia y tienen que comprarlo”.

En el interior de la desordenada cola, que más bien parecía un tumulto con agitadores, gritaban: “epa, no se cuelen”, mientras un policía que intentaba poner orden, era maltratado, pero de manera muy decente les explicaba e imponía respeto.

Según García, la situación no es nueva, porque hace dos meses viajó y llegó alguien a ofrecerle un pasaje. “No chamo, estoy en la cola y ya voy a llegar a la taquilla, además es muy costoso, y como había un policía ahí, le preguntó cómo permitía esa situación, y respondió que ese era el trabajo del vendedor, entonces yo le pregunté y el suyo cuál es, que lo estafen a uno, no ve que están cobrando 500 y 600 bolívares más, bueno, el policía me iba a detener por criticar que esa especulación se esté presentando frente a un funcionario”.

Más información en La Nación

pasajeros

pasajeros terminal