Emilio Nouel: La AlBA: Parapeto inútil y despilfarro del dinero de los venezolanos

thumbnailemilionouelNov2014Viene de reunirse en Caracas la estafa que llaman ALBA, que solo ha servido para arrebatar a Venezuela grandes recursos.
Está claro que ha sido instrumento para que una oligarquía autoritaria y corrupta reparta irresponsablemente el dinero de los venezolanos entre un grupo de países ávidos de ayudas financieras, todo bajo una retórica supuestamente integracionista y un discurso antiimperialista.

Infinitas veces lo hemos señalado. La ALBA, en términos de real integración económico-comercial, no ha creado mecanismo alguno que haya logrado objetivos concretos. Es un grupo de países reunidos atraídos por los ingentes caudales petroleros de Venezuela y nada más. Ha sido una suerte de junta de beneficencia manirrota, mediante la cual el gobierno venezolano compra apoyos y/o neutralidades que sirvan a sus propósitos de perpetuación de un sistema antidemocrático y de los que se lucran de de él.

Lo demás es puro blablá antiimperialista, palabrerío hueco indigesto, monserga trastornada para el público de galería y el engaño de incautos. Allí, la integración es mero recurso retórico.
Como era de esperarse, en esta ocasión, el representante de los militares que gobiernan a nuestro país, se mandó con una perorata contra EEUU y la OEA, acusándolos de planes intervencionistas que sólo retrasados mentales pudieran creer.

Por supuesto, no oímos ninguna referencia a la guerra económica desastrosa -ésta, sí, real- que han desencadenado en nuestro país con políticas nefastas de expulsión de inversiones nacionales e internacionales, de destrucción del parque industrial o de generación de un clima de inseguridad jurídica insoportable, produciendo la inflación más alta del mundo y una escasez injustificable de productos de primera necesidad.

El discurso de Maduro, como es costumbre, dio rienda suelta a la mentira y a la distorsión de la historia, confiando en que la gente sencilla y poco informada sea sorprendida en su buena fe.
De nuevo lanzó fantasiosas teorías paranoico-conspirativas que a algunos asistentes al evento, en su fuero interno, debió causar risa y vergüenza ajena.

“Tengo pruebas de cómo el Comando Sur ha colocado funcionarios claves en la embajada de EEUU en Venezuela a dirigir el ‘Plan buitre’ de sabotaje para la economía de violencia”, vociferó Maduro solemne, como si los venezolanos no tuviéramos, más bien, las pruebas de su incompetencia y de los estragos sociales que ha causado la ideología demencial chavista.

No sería de extrañar que los cubanos, sabiendo de las tendencias paranoicas de los que gobiernan a Venezuela, hayan fraguado la fábula y las “pruebas”, para así seguir justificando su chuleo de dólares, lo que, por lo demás, sirve también a los propósitos electorales, vista la derrota que ya se dibuja en el horizonte decembrino.

En esta reunión de ALBA, quedó claro que no habiendo ya qué repartir, el gobierno pierde influencia en su clientela política internacional. Lo hemos visto en la controversia con Guyana, y lo veremos en otros escenarios.
La ALBA es un motor, si alguna vez lo fue para los que se aprovecharon de él, ya fundido.

Por lo pronto, no habiendo logros de significación en la ALBA, ésta se sostiene principalmente con el combustible de un antiamericanismo irracional, absurda confrontación que no conduce a ningún lado.

Emilio Nouel V.
@ENouelV