Redes sociales: aliadas contra el crimen

La policía de San Francisco acaba de nombrar a Eduard Ochoa como “Oficial de Instagram” de la institución, con la responsabilidad a tiempo completo de seguir y detectar en Instagram cualquier actividad criminal relevante en la lucha contra el crimen por parte de la ciudad.Criminales elusivos, difíciles de conseguir por otros medios, a veces dejan “huellas” en la red, como le pasó a Depree Johnson, quien alardeó en Instagram fotografiándose en Florida con dinero, drogas y armas ilícitas.

Luego de ver la foto, la policía no tuvo dificultad para conseguir su domicilio, a donde fue a dar con una orden judicial en pocas horas. Allí encontraron más de 130 mil dólares en mercancía robada de casas de los alrededores.

Por mucho tiempo Facebook fue la red preferida por parte de los entes policiales para detectar actividades ilícitas. A través de esta plataforma han conseguido fugitivos, evidencias de delitos e incluso algunos policías habilidosos han conseguido “colarse” para hacerse amigos de pillos y así seguirles la pista de cerca.

Actualmente, además de Facebook, Twitter e Instagram proporcionan pistas a los cuerpos policiales y  a la vez le sirven para transmitir alertas y mensajes. Connected Cops, una organización que estudia las cuentas Twitter de 772 instituciones policiales en 8 países reporta que los tweets de las cuentas  policiales se usan principalmente para informar sobre actividades policiales y dar alertas de tráfico, aunque progresivamente se van incorporando otros usos.

Categorías de tweets de entes policiales. Fuente: Connected Cops

En un artículo previo de nuestro blog escribimos sobre la policía de Dover, que ideó varias iniciativas para conectarse con la comunidad, no solo para dar a conocer sus iniciativas, sino para integrar a la comunidad en las denuncias y la prevención del crimen, contribuyendo a generar confianza entre los servidores públicos y la ciudadanía.

Un buen seguimiento de las redes puede permitir a los entes policiales detectar tempranamente situaciones de tensión social, violencia y peligro. Sin duda existe el riesgo que los gobiernos puedan extrapolar esta herramienta para perseguir a disidentes políticos, como ocurre en algunas latitudes, pero estamos seguros que se puede convertir en un instrumento fundamental para aumentar la eficiencia policial en la lucha contra el crimen y la delincuencia. Un aspecto esencial en este sentido es lograr que las comunidades se involucren activamente en estos procesos, no solo denunciando en vivo los delitos, aportando testimonios y evidencias, sino también cualquier abuso policial que en algún momento pueda ocurrir.

Como siempre, quedamos atentos a sus comentarios y sugerencias.