Adolfredo, el “Monstruo del Modelaje” que engañó a La Guajira

adolfredo

 

Convenció a los pobladores del pequeño pueblo colombiano de ser un desplazado de Maracaibo, Venezuela. De casa en casa contó que supuestamente las amenazas contra su vida y de su familia lo habían obligado a salir de su terruño y abandonar una próspera escuela de modelaje, publica El Tiempo de Colombia.

Con su historia logró que varias familias le dieran hospedaje, alimentación y hasta ropa para sus dos pequeños y sus dos compañeras sentimentales. En Papayal fueron tan solidarios con el venezolano, que hasta lo ayudaron a montar un salón de belleza.

Pero Matos González, de 34 años, no contó que la razón para dejar su país fueron 12 investigaciones por delitos relacionados con pornografía infantil y abuso sexual con menor de 14 años. En los procesos aparece que a través de su escuela de modelaje, que de acuerdo con la Policía de La Guajira era Latin Model International, no solo fotografió a menores cuyas imágenes subía a una página Web de pornografía, sino que además habría abusado de al menos seis niñas.

“Bajo la fachada de una academia de modelaje se camuflaba el centro de prostitución infantil al que asistían de 10 a 15 niñas al mes. Seis de ellas fueron sometidas a exámenes médicos forenses y arrojaron positiva la prueba de violencia sexual”, señaló la Policía de La Guajira, que el fin de semana capturó a Matos González en Riohacha.

Una de sus víctimas, de acuerdo con la investigación, sería una de sus compañeras sentimentales con las que arribó a Papayal. Se trata de una joven de 17 años, quien en las denuncias contra Matos aparece como la persona encargada de reclutar a menores para la pornografía.

En el pequeño corregimiento, de acuerdo con las versiones recaudadas en el proceso, los pobladores cuentan que la joven convencía a los pequeños de dejarse fotografiar desnudos aprovechando la confianza que se habían ganado. “Les decían que iban a ser grandes modelos y que iban a participar en certámenes internacionales. A algunos les daban dinero, entre 5.000 y 20.000 pesos”, señaló una fuente en el proceso.

La Policía investiga el posible abuso sexual a por lo menos tres menores, cuyas familias interpusieron las denuncias formales.

Denuncias que se sumaron a la creciente versión en Papayal de familias que por temor salieron del corregimiento luego de que Matos González abusó niñas contaran del presunto abuso de este hombres. De hecho, la Policía espera que tras la captura de este hombre esas familias se animen a interponer las denuncias.

La presión de los pobladores llevó a que el venezolano saliera huyendo del pueblo. En el último mes a la Policía comenzaron a llegar informaciones, a través de llamadas, de la posible ubicación de Matos en Riohacha.

Una comisión especial, integrada por investigadores de inteligencia y policía judicial del departamento, lo ubicó el sábado en una casa en Riohacha, donde permanecía con la joven de 17 años. Cuando la Policía ingresaba a la casa, Matos ingirió seis pastillas que tenía para tratarse la esquizofrenia. Eso llevó a que la Policía le llevara a un hospital en Maicao, donde una vez se recuperó fue notificado de la orden de captura. En su contra no solo están las denuncias, sino las imágenes halladas en un computador, una cámara fotográfica y celulares incautados a Matos González.

Entre tanto, la joven de 17 años fue entregada al Instituto de Bienestar Familiar (Icbf). Las autoridades dijeron que se coordinará con Migración Colombia la expulsión o deportación a Venezuela.