Peruano elabora altar para canonización de un misionero español en EEUU

El carpintero peruano Carlos Hernández trabaja en el altar que el papa Francisco usará el próximo mes durante su misa en Washington y que está siendo construido en Frederick, Maryland, EEUU, el lunes 17 de agosto de 2015. (AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)
El carpintero peruano Carlos Hernández trabaja en el altar que el papa Francisco usará el próximo mes durante su misa en Washington y que está siendo construido en Frederick, Maryland, EEUU, el lunes 17 de agosto de 2015. (AP Photo/Pablo Martinez Monsivais)

El carpintero peruano que elabora el altar para la canonización del misionero español Junípero Serra espera que el papa Francisco abogue por una reforma migratoria para los 11 millones de personas que como él emigraron a Estados Unidos sin autorización.

Luis Alonso Lugo/Associated Press

“Hay mucha gente como yo que espera cambios”, dijo a The Associated Press Carlos Hernández, quien reside en Estados Unidos desde 1999 con su esposa y tres hijos y quien hace apenas año y medio pudo regularizar su estatus migratorio gracias a la intervención de su patrono, el diácono permanente de la Arquidiócesis de Washington David Cahoon, quien además posee un taller de carpintería.

Cahoon describió a Hernández como un empleado que además ha sido un amigo fiel, y dijo a AP que no puede pensar en alguien “mejor que Carlos” para traer a Estados Unidos.

“Creo que es el Espíritu Santo que trae a tu vida a las personas que necesitas para hacer tu trabajo”, agregó. “Sin Carlos no podría tener mi empresa”.

Cahoon y Hernández planean terminar en tres días el altar para enviarlo a Washington, donde lo pintarán y dejarán listo para la misa de canonización —la primera celebrada en territorio estadounidense— que Francisco oficiará el miércoles 23 de septiembre en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción.

Posteriormente contarán con la ayuda de otros 10 carpinteros para la elaboración de 10 sillas, incluyendo la que ocupará el papa, y el púlpito.

Ambos tuvieron una experiencia parecida cuando construyeron el altar y otro mobiliario para la misa que ofició el papa Benedicto en el estadio de los Nationals de Washington en 2008.

Pero Hernández dijo que en esta ocasión el trabajo es distinto principalmente porque el altar no tiene clavos ni tornillos, sino que más bien está conformado por piezas de madera ovalada.

Hernández espera poder ver de cerca a Francisco para expresarle su agradecimiento por “este privilegio en mi vida”. Elaborar el altar papal es “un incentivo para seguir trabajando en un país como éste, donde las cosas no son fáciles”, agregó.

Los muebles para la misa de canonización fueron diseñados por tres estudiantes de la Catholic University of America, incluyendo a la neoyorquina de madre española Ariadne Cerritelli, como parte de un concurso convocado por la Arquidiócesis de Washington y la facultad de arquitectura de ese centro de estudios.

El jurado evaluó un total de 18 propuestas de diseño.

Cerritelli dijo a AP que su diseño pone mucho énfasis en la sencillez, para que coincida con el mensaje general del papa Francisco de renunciar a los lujos para ayudar a los desposeídos.

“Cuando vea mi altar en esta misa para canonizar a un santo español, aquí en Estados Unidos, será un gran honor”, agregó la arquitecta de 24 años, cuya madre madrileña emigró a Estados Unidos a los 30 años de edad.