Un coronel activo en desacuerdo: “Yo soy chavista, lo que no soy es sinvergüenza ni gafo”

coronel-endesacuerdo

Enclavado en las montañas que rodean el embalse La Mariposa se halla el Núcleo de Desarrollo Endógeno Bejarano, unidad militar creada con la idea de proteger la porción de tierra que circunda la represa,y desarrollar uno de los tantos proyectos utópicos ideados por Hugo Chávez en 2003, la misión Vuelvan Caras. El NUDE tiene una superficie de dos mil 800 hectáreas,que albergan modestos cultivos de hortalizas que abastecen el consumo del personal destacado en el lugar y dejan una exigua renta para la reinversión.

Gitanjali Wolfermann / Newsweek Venezuela

La jefatura del NUDE recae en manos del coronel del Ejército José Martín Raga, tachirense al que delatan tanto el acento, como el carácter y apego a la tierra. Dadas las proporciones del lugar, que cuenta además con instalaciones listas para la cría de ocho mil pollos–y que inexplicablemente permanecen vacías-, no sorprende que –usualmente- los 140 caracteres de Raga denoten tanta frustración:

“Nuestros productores quiebran y eso al parecer no le importa a nadie siempre y cuando queden unos dólares de por medio al que hace negocio”; “Comprando los alimentos afuera sin incentivar la producción nacional solo beneficia al funcionario corrupto que hace el negocio”; “No me hablen de tener alimentos si los compran con dólares y me los traen en barco. Así cualquiera es ministro. Esto no es una bodega”.

Raga da la bienvenida a un grupo de periodistas que acuden al NUDE Bejarano a cubrir un taller de siembra de cacao y confección de chocolates artesanales. Solo quien ha leído los tuits del coronel tiene otras preguntas para él. La entrevista que sigue es exclusiva para Newsweek en Español Venezuela y la primera vez que el coronel deja saber en algún medio de comunicación, su decepción ante el proceso.

-¿De dónde sale usted?

-Tengo 27 años de servicio como militar.Pasé 17 años en frontera, así que a mí no me pueden echar cuentos de cómo llegué yo a coronel; no soy coronel técnico, soy coronel de comando.Trabajé bastante en frontera y conozco completicos todos los problemas institucionales, porque me forjé en el campo de batalla; no es que yo soy un recién llegado. Yo sé de dónde vengo, no soy ningún loco. Ocupé todos los cargos de comando. Vengo de eso, de trabajar con soldados y sigo haciéndolo… pero ahora estoy en otras esferas, enseñándoles a los soldados un trabajo productivo.

“Nosotros, en las Fuerzas Armadas estamos desaprovechando el recurso más preciado que tenemos, que es la mano de obra. A todos esos muchachos que llegan a los cuarteles se les enseña a manejar armas, y cuando se van para la calle, de baja, de vuelta a la vida civil, qué hacen, se integran a una banda criminal porque lo único que saben es manejar armas. Los conceptos militares son muy básicos. Si no les enseñamos un trabajo útil,¿qué van a hacer cuando se vayan de baja? ¡Vamos a enseñarles un trabajo útil! Debemos ser escuelas de formación cívica. Vamos a enseñarles y darles los recursos.

-Muchos se sorprenderán al escuchar una voz tan crítica a lo interno de las FANB…

-Somos muy críticos, es más, somos hipercríticos, lo que pasa es que no podemos manifestarlo de viva voz. Yo creo mucho en el proyecto socialista, creo que es la única vía para llevar a los pueblos a su desarrollo. Por supuesto, no de la forma como se ha hecho aquí, ahí es donde está el problema. Hay que ser crítico, eso está bien.No se puede ser un mono que aplauda en cada discurso.

-¿Y cuál es la forma que ha tomado el socialismo aquí?

-En alguna parte se torció y tenemos que reencausar el proyecto socialista hacia lo que verdaderamente es, trabajar con el pueblo y para el pueblo. El problema es que se crearon cúpulas y élites; antes eran las cúpulas industriales, de los grandes ricos, cinco apellidos que siempre manejaron la riqueza de Venezuela; ahora hay unos nuevos ricos que son los que controlan el poder. Esto se estancó en algún momento; si recuerdas el país antes del golpe de 2002, iba bien enrumbado, lo que pasa es que el proceso ha sido bien paulatino, bien chévere como hacemos todo los venezolanos, que nos gusta beber caña y mujerear, así es como ha sido el proceso político venezolano, y en ese proceso descuidamos las cuestiones principales, la educación y la cultura del trabajo.

-Menciona en sus tuits que una de las causas de las ineficiencias del gobierno son los “superministros”…

-Esa es una de las tantas cuestiones que le critiqué a Chávez en su momento. No puede descargarle a una misma persona tanto poder porque lo hace incapaz; la misma acumulación de poder hace al hombre incapaz. Un superministro que es a su vez viceministro, presidente de no sé qué cosa y gerente de otra institución, al final no logra hacer nada. El esfuerzo se diluye. Puede ser que el hombre tenga las capacidades, pero con tantas cosas encima no va a poder rendir los frutos que la revolución requiere para avanzar.

-En sus tuits se declara chavista, pero al gobierno no le gustan las críticas…

-A nadie le gustan. Lo dejo claro, yo soy chavista, creo en el proyecto. Lo que no soy es sinvergüenza ni gafo. No podemos tapar el sol con un dedo. La guerra económica existe, es una realidad, pero parte de la guerra económica ha sido producto de nuestra propia ineficiencia. Nosotros, los militares somos parte de esa guerra económica.

-¿Cómo han contribuido los militares a la guerra económica?

-¿Quiénes son los responsables de las fronteras del país? Los militares, los productos de primera necesidad se están yendo hacia Colombia y otras partes por la frontera. Mientras no aceptemos nuestra propia realidad, nuestra corrupción interna, nuestras debilidades; mientras no apretemos la disciplina y sancionemos a los responsables esta vaina se va a convertir en un desastre.

Lea la reveladora nota completa “Los militares somos parte de la guerra económica” en Newsweek Venezuela