El 60% de fincas del sur de Anzoátegui abandonadas por inseguridad

fincas

 

Alrededor de 450 fincas ubicadas en la zona sur de Anzoátegui están en situación de abandono o semiabandono debido a la inseguridad personal y jurídica, publica El Tiempo.

El presidente de la Asociación de Ganaderos de la zona sur (Asogasa), Mauro Barrios, informó que esa cifra representa 60% de las haciendas en la Mesa de Guanipa.

El dirigente gremial explicó que una de las razones principales del azote del delito en los espacios agropecuarios es la falta de patrullaje y vigilancia de los cuerpos policiales. “Si hay inseguridad en la ciudad, imagínense lo que ocurre en el campo”, acotó.

Barrios recordó que hacia los años 80, los productores de la zona sur lograron que los comandos rurales de la Guardia Nacional vigilaran a las zonas rurales.

Incluso, indicó que durante la gestión del gobernador Tarek William Saab, plantearon al secretario de Gobierno, Rafael Vegas, la creación de la Policía Rural pero se quedó en proyecto, pese a que formaron a los oficiales.

Ahora que Vegas es el defensor del Pueblo en la zona sur, expresó que conversaron y hay la posibilidad de una nueva reunión para reactivar la idea.

Pero en la actualidad las fincas sureñas no disponen de un sistema de seguridad permamente, debido a los pocos funcionarios policiales y militares y a la falta de vehículos y equipos. “Eso significa mayores problemas de comunicación, lo que deja a las fincas aisladas”, añadió.

Comentó que los productores establecen su propio sistema de seguridad. “Los teléfonos funcionan para comunicarse con todo el mundo”.

Ante el clima de inseguridad, apuntó que observan que ahora los dueños casi no pernoctan en ellas, mientras que los mayordomos tampoco quieren hacerlo

“Ha sido un acoso constante, pues los malhechores entran en horas de la noche en las fincas y salen en las madrugadas cuando no hay ningún tipo de vigilancia”.

El presidente de Asogasa apuntó que la tendencia de los delincuentes no es solo el robo de ganado, sino que se apoderan de piezas de tractores, pivotes y cualquier tipo de maquinaria agrícola.

Dijo que el desvalijamiento de equipos y el abigeato merman la producción y alejan las inversiones en el campo.

Entre las zonas “rojas” en el mapa rural del eje sureño, Barrios mencionó Caico Seco, El Caris, Atapirire, Los Yopales y Melones. “Esas áreas son las más vulnerables porque están muy desoladas y tiene vías de penetración por todos lados”.

Aunado a la delincuencia, recordó que las expropiaciones de fincas y la falta de incentivos para impulsar la producción también han incidido en la deserción de los ganaderos.

Sin protección

El presidente de Unión de Productores de la Mesa de Guanipa (Upragua), Ernesto Castro, agregó que la inseguridad ha obligado a los agricultores salir temprano de las fincas por temor a ser secuestrados
“Ya no se puede vivir en las haciendas, algunos mayordomos se quedan porque como no son quienes manejan el capital no son blanco del hampa”.

Sin embargo, dijo que algunos temen por su vida porque los delincuentes entran a robar y los agreden.

Castro coincidió con Barrios y dijo que mucha gente ha desistido de los negocios en el campo y ha preferido dejar las tierras abandonadas o venderlas a otros para no perder sus inversiones.

Dijo que el Ministerio de Agricultura y Tierras junto con la cartera de Defensa y del Interior de Justicia y Paz deben diseñar estrategias de seguridad para el campo.

El presidente de Upragua dijo que los productores han tenido que sobrevivir en medio de tantas adversidades.

El Tiempo intentó comunicarse con el Destacamento 529 de los Comandos Rurales de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), pero no fue posible.