Largas colas cerca de la Aduana de San Antonio para cruzar la frontera

colafrontera

 

Decenas de personas este domingo, desde muy temprano,  hicieron cola en las cercanías de la Aduana de San Antonio, para solicitar permiso y así poder pasar a Cúcuta, publica La Nación.

Entre las personas que esperaban cruzar el puente internacional “Simón Bolívar” se encontraban enfermos que debían ser tratados en Colombia, adultos y niños, estudiantes, empresarios y viajeros. La mayoría de personas llevaba maletas, y es que con pasaje en mano demostraban que iban a viajar por Cúcuta, bien a la misma Colombia o a otra nación. Y otros de nacionalidad colombiana alegan que estaban de vacaciones en Margarita y debían llegar a sus hogares en distintos departamentos del vecino país.

colafrontera1
Fue después de mediodía cuando se abrió la frontera o el corredor humanitario, para que las personas del lado venezolano pudieran cruzar el puente  binacional y llegar al vecino país.En horas de la mañana se dijo que  dejarían pasar a las personas hacia Colombia en grupos de 10 en 10.  Y que el proceso se iniciaría  con los enfermos, embarazadas, tercera edad y viajeros.

A las personas enfermas las trasladan a través del corredor humanitario y las llevan hasta el otro lado del puente. Otras pasaron a pie, al igual que los viajeros muy identificados por llevar maletas de todos los tamaños y colores.
Mientras esto sucedía en San Antonio, del lado de Cúcuta las personas, muchas de ellas venezolanas, tratan de pasar, y al no poder hacerlo por los puentes buscaron las trochas e incluso ir a la frontera con Maracaibo.Muchas personas y dirigentes como José Rozo les pidieron a los alcaldes darles logística a las personas que con sol duraron horas esperando en las cercanías de la Aduana, pues hacía falta baños portátiles y agua, aunque cuando se les dejó pasar, a ellos se les olvidó las horas de sol que duraron en la espera.

Por los medios colombianos se escucharon testimonios, algunos bien dramáticos, de venezolanos que tenían necesidad de llegar a su patria, entre ellas una embarazada que no quería que su hijo naciera en el vecino país.  Ellos también pudieron llegar hasta sus destinos cuando se abrió el paso peatonal.

Corrió el rumor de que hoy dejarían pasar a las personas y que se abriría un canal para que, plenamente identificadas, las personas crucen la frontera, pero esto no dejó de ser un rumor. (OLM)