Asesinan en Barquisimeto a niña de 9 años

Cicpc-evidencia-investigacion
Foto: Archivo

La tarde del lunes, en el sector La Plazuela, de la parroquia Tamaca, fue localizada una niña de nueve años sin vida. Estaba desaparecida desde el domingo. En autopsia se determinó que fue estrangulada, reseñó El Impulso.

Por Karina Peraza Rodríguez

Sobre los homicidas, se conoció de forma extraoficial que hay un adulto detenido y dos adolescentes investigados por los sabuesos del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Los investigados serían un hermano de la víctima que tiene 13 años, un vecino también de 13 años y un sujeto conocido como El Chiquito, a quien detuvieron.

La desaparición

A las once de la mañana del domingo, la señora María Ricardina Rodríguez envió a la cuarta de sus seis hijos a la bodega para que comprara una harina o un arroz, a objeto de completar el almuerzo.

La niña llegó y la bodega estaba cerrada. Una vecina le dijo que la dueña no se encontraba allí; la pequeña esperó un rato y al ver que no abrían caminó hasta otra casa, en donde vive una familia, allí conversó bastante con una señora y al terminar la señora se metió a la casa y la niña siguió su camino.

Un vecino relató que observó que la niña caminaba y detrás de ella iba su hermano de 13 años y otro vecino. Hasta ese momento los vieron.

A la una de la tarde la señora Rodríguez indica que comenzó a preocuparse porque eran dos horas que no sabía dónde estaba su hija y la bodega a donde fue enviada queda a un kilómetro de su vivienda.

No entendía las razones de la tardanza. Le comentó a su esposo y el señor Ignacio Arriechi, decidió salir a ver qué pasaba con su hija.
Fue hasta la bodega y le indicaron todo lo que había hecho la niña.

Fue hasta la casa de la otra vecina y al salir de allí se le perdió el rastro. Le preguntaron a su hermano de 13 años, quien fue uno de los últimos que la vio y él indicó que había ido con su amigo a un sector llamado Los Mamones a comprar un repuesto de una bicicleta. La vio cerca de su casa, pero después no supo de ella.

La angustia invadió a la familia y comenzaron a buscar a la jovencita. Los vecinos de la comunidad de La Plazuela y Toroy se unieron. Hasta las tres de la madrugada del lunes fue la búsqueda y no dieron con ella.

A las seis de la mañana del lunes la reanudaron otra vez. El señor Arriechi decidió colocar la denuncia de la desaparición.

Terrible hallazgo

A las tres de la tarde, en una zona bastante enmontada, un hombre de nombre Juan Carlos iba en compañía de un adolescente de 13 años, hermano de la víctima, y decidieron meterse. A los lejos logró visualizar el cuerpo y se lo enseñó al jovencito para que lo reconociera. El adolescente entró en crisis y comenzó a llorar.

Un señor desconocido en un carro particular, llegó a casa de la señora Rodríguez y le dijo que su hija había aparecido.

“Mi corazón me decía que estaba viva; yo corrí en el carro, tenía la esperanza que estaba viva. Cuando llegó al sitio vi a mis conocidos abrazándose y llorando. A mí no me dejaron ver el cuerpo. Era un caso como de película”, relataba la señora Rodríguez, con lágrimas en los ojos.

La dama indica que funcionarios del Cicpc acudieron al lugar y comenzaron con las investigaciones. A varias personas de la comunidad se las llevaron a declarar.

“Yo ni salgo de mi casa, porque tengo que cuidar a dos niños más pequeños, uno de 6 y 2 años, no entiendo qué pudo haber pasado”, manifiesta la madre, además de asegurar que ni ella, ni su esposo habían tenido problemas con nadie para que tomaran venganza contra ellos.

Indica que un sujeto conocido como El Chiquito, quien vive cerca de la bodega, es la única persona extraña a la comunidad.

Sabuesos tienen pista

Los detectives del Cicpc tomaron declaración a los dos adolescente de trece años, que vieron a la niña por última vez. Se conoció que su hermano no hacía más que llorar y no quería hablar. El otro jovencito fue quien también mencionó a El Chiquito.

La mañana de ayer, una comisión del cuerpo detectivesco fue hasta el lugar de los hechos, y ubicaron a Douglas Ruiz Alvarado, de 21 años, conocido como El Chiquito, estaba en una montaña de Mata Palo, trabajando en un piñal.

Al ser sacado de la montaña residentes de la comunidad El Toroy estaban reunidos y comenzaron a gritarle asesino; querían lincharlo y pedían a gritos que lo bajaran.

Ellos aseguran que este hombre tiene dos años por la zona, se queda en varios lugares y saben que es un delincuente, aparentemente consumidor.

No había cometido ninguna fechoría, pero desconfiaban de él y “le tenían el ojo puesto”. El rumor que se maneja entre los moradores de la zona es que tiene que ver con el homicidio de la niña.

Lo cierto es que El Chiquito fue detenido por efectivos del Cicpc y los adolescentes son investigados.

Examen forense

La mañana de ayer en la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda, le hicieron la autopsia a la pequeña de 9 años.
Confirmaron que la niña, muere al ser estrangulada. Fue con las manos que lo hicieron.

A la misma vez le mandaron hacer frotis vaginal, para saber si la niña fue víctima de violación, le hicieron un barrido en sus uñas, así como en el cabello, para conocer si tiene rastros de el criminal o los autores de este horrendo homicidio.

El cuerpo de la pequeña fue entregado después de mediodía para que sus seres queridos le dieran cristiana sepultura.