Ismael Garcia: ¡El madurocabellismo va palo abajo!

thumbnailismaelgarciaEl gobierno de Nicolás Maduro desde el principio siempre ha estado muy atropellado y criticado, porque su suerte presidencial y oportunista, no fue producto de un liderazgo amasado durante años de luchas por las reivindicaciones sociales ni mucho menos respetado por el pueblo venezolano, sino que su nombre se impuso en un partido autócrata y sin diversidad de pensamientos por circunstancias adversas que así lo decidieron y como dice el refrán, nada obligado es bueno ni perdura en el tiempo.

Han sido muchos los desatinos cometidos por Nicolás en materia política, económica, social e internacional que no sólo lo han dejado muy mal parado como gobernante, sino que por culpa del ensayo error al que nos ha sometido, en los actuales momentos vivimos la peor crisis jamás conocida en la era republicana de nuestro país. Nicolás ha querido endosar su rotundo fracaso y sus debilidades a la oposición venezolana, a grupos paramilitares, al imperio, a países hermanos y a cuanto pretexto se le ocurre para no encarar la situación y asumir su gran responsabilidad en este atolladero histórico. Debutó como presidente, pretendiendo dividir al país, y acusó a Henrique Capriles de ser el promotor de una supuesta sublevación contra su recién mandato, en ese momento metió uno que otro chinito de recadi preso y así continuó con su farsa. Todos recordarán que Maduro habló de diálogo y en cadena televisiva citó a los dirigentes de los partidos políticos de oposición para buscar un supuesto mecanismo de acción mancomunada para solventar las diferencias y trabajar por el país, pero esto no fue así, porque los insultos, descalificaciones, atropellos y pases de factura no tardaron en llegar y fue así como empezando el 2014 acusó a la oposición venezolana de protagonizar actos vandálicos y terroristas para derrotarlo y con esta excusa y con la sumisión y complicidad de los poderes judiciales arrodillados al gobierno, aprovechó para encarcelar a varios dirigentes de la unidad, como Leopoldo López, Daniel Ceballos, Enzo Scarano, Antonio Ledezma y más de un centenar de jóvenes que por cierto más de un año después todavía están sometidos al barrote del encierro y de la cárcel. Y sí hablamos en materia económica, la torta ha sido bien grande, Maduro ha utilizado como bandera política y escudo para su defensa que estamos enfrentando una guerra económica, pero nada más absurdo que esto, entiéndelo de una vez por toda Nicolás, tu nos has sometido a una economía de guerra que es muy diferente y no se come igual. Haz hablado de contrabando de extracción, de saboteo por parte de las empresas productivas del país, de conspiración internacional para la caída abrupta del petróleo, de una campaña para hacer ver que hay escasez y desabastecimiento y últimamente haz hablado de la plaga de los bachaqueros y el “poder” que tienen para detener la economía pujante de la revolución. No chico, tú no haz querido entender, que ustedes acabaron con el aparato productivo del país en el campo y la ciudad, que las mafias internas que operan en el PSUV han acabado con las arcas de la nación, producto de la corrupción y el pillaje, han querido tapar que en un año altos jerarcas del gobierno de Maduro se robaron más de 25 Mil Millones de Dólares que eran para importar alimentos, medicinas, repuestos y otros rubros esenciales para la vida diaria del venezolano, nunca ha habido una contraloría seria para ver a dónde van a parar los recursos aprobados en la Asamblea Nacional porque esa mayoría enferma que hoy está en el parlamento, son cómplices de todas estas aberraciones. Así que aquí, dos más dos son cuatro. Es decir, sí se robaron los reales, cómo puede haber fluidez económica. No obstante, toda esta furia la han revertido contra el pueblo, ese mismo que dicen que es el protagonista de la revolución. Someten a la gente a largas colas, los marcan como ganado,  implementan capta huellas, administran el hambre del pueblo por un Terminal de cédula, y aun así la comida no aparece y el pueblo cada día más desesperado porque tiene hambre. Así que te digo Nicolás que esta crisis no se resuelve con leyes habilitantes, con estados de excepción, con culpar de injerencia al imperio o pelear por el Esequibo. Ya el gobierno de Maduro demostró su incapacidad  total y esto lo convierte en un gobierno de excepción porque nunca antes este país fue gobernado con tanta incapacidad y corrupción y esto lo sabe Nicolás, y lo peor sabe que no tiene fuerza en el pueblo ni la solidaridad internacional que dice que lo respaldan y el sabe que están perdidos y que las elecciones parlamentarias las van a perder, porque es el propio pueblo humilde, sencillo, de a pie, quien exige cambio ya. Así que no vengan con cuentos ni maromas para tratar de evitar lo inevitable. Te invito a que nos contemos Nicolás el 6 de diciembre sin trampas, ni argucias, ni violencia, deja de patalear y asume alguna vez su investidura. Venezuela pide cambio y lo tendrá a partir del 6 de diciembre con la fuerza de la unidad y de un pueblo decidido a cambiar y a hacer borrón y cuenta nueva con esta estafa llamada revolución.