Nitu Pérez Osuna: Franja de Tachigaza

thumbnailnituperezosuna1De las declaraciones de la canciller colombiana, María Ángela Holguín, junto a las de su homologa venezolana, se desprende que la culpa de la crisis en la frontera, es de los medios de comunicación y, los colombianos le quedan debiendo a Venezuela. Con este cinismo concluyó la reunión entre las representantes de los dos países.

La realidad para quienes en el mundo entero hemos visto a través de los medios independientes los testimonios de los miles de desplazados, es que en esa franja en la que se unen dos pueblos, donde todos son colombianos -venezolanos o venezolanos- colombianos, se ha desatado una flagrante violación de derechos humanos rayando en el genocidio contra sus habitantes, quienes han sido obligados a desplazarse del lugar donde construyeron una vida familiar y laboral, dejando atrás sus recuerdos, pertenencias y humildes viviendas,  marcadas, saqueadas y derrumbadas al más puro estilo nazi.

En esa misma frontera vigilada por uniformados conviven, como lo ha dicho Maduro, “fenómenos como el crimen organizado, el contrabando de extracción y la fuga de productos de primera necesidad”, pero no es menos cierto que ante esa realidad, existe una gran complicidad y hasta autoría de algunos de esos uniformados que deberían cumplir y hacer cumplir las leyes, perseguir a los delincuentes y no formar parte por acción u omisión de quienes han sembrado esas distorsiones.

Yo pregunto una y otra vez ¿dónde están los sicarios paramilitares que dispararon contra unos oficiales venezolanos y que generara el cierre de la frontera por el estado andino de Táchira y la crisis actual de desplazados?  En este país, entrada de Suramérica, asesinan un venezolano cada 19 minutos y si seguimos la lógica del régimen, habría que cerrar entonces,  a toda Venezuela…pero ¿algo se resolvería?

El gobierno y sus colaboradores no pueden solucionar estos problemas porque ellos lo crearon. ¡Maduro se tiene que ir! …las razones además de la escasez de productos básicos, inflación del 300 por ciento, la devaluación del bolívar debido a la irresponsable política económica de Maduro, desempleo, asesinatos en las calles y dentro de los hogares, represión brutal hasta por abuchear en una playa, montaje de falsos positivos a disidentes, desapariciones forzosas, torturas de todo tipo a quienes caen en las cárceles por enfrentar la dictadura y luchar por la conquista de la democracia, la enorme corrupción de jerarcas del gobierno junto a colaboradores y cómplices, le sumamos ahora la crisis en la frontera con los hermanos colombianos con un fin, aun desconocido.

Finalmente quiero expresarle a los hermanos colombianos de bien, hoy desplazados por el régimen de Maduro, la indignación que sentimos millones de compatriotas de esta tierra que comparte con ustedes al mismo Libertador.  Agradecerles a esos hombres y mujeres su trabajo productivo,  porque no hay un bocado venezolano que no tenga algo de la sazón colombiana, no existe una construcción en este país sin un cemento echado o ladrillo colocado por un colombiano, no hay una tela confeccionada aquí, sin la destreza de las manos colombianas. Gracias por la cadencia del vallenato que nos lanza a bailar al ritmo de La Tierra del Olvido: “Como la luna que alumbra por la noche los caminos. Como las hojas al viento, como el sol que espanta el frío. Como la tierra a la lluvia, como el mar que espera al río. Así espero tu regreso, a la tierra del olvido. Tu tienes la llave de mi corazón…Yo te quiero”…hermano de Colombia.

 

[email protected]

@NituPerez