Viajes que no se compran por Internet

1440172056_909071_1440173514_noticia_normal

Ya se sabe que las agencias de viajes han pasado estos años por una auténtica debacle, tanto que algunos vaticinaban su desaparición. La crisis y la compra directa de billetes de avión, noches de hotel y hasta paquetes completos por Internet o desde el móvil han provocado una destrucción masiva del sector. En España, según datos de la asociación de franquiciadores AEF, el número de agencias de viaje en este régimen ha caído un 32,3% entre el 2010 y el 2014. La facturación lo ha hecho en un 37%, de 1.637 a 1.034 millones de euros. economia.elpais.com

La mayor parte de este negocio perdido ha ido a los portales online: Expedia, Booking, e-Dreams, Atrápalo. Según IPK, el 66% de los viajes internacionales en el mundo ya se reservan desde Internet. Pero no todo está perdido para las agencias físicas. Surgen negocios pensados para turismo de solteros, gays, padres con hijos, de visitas a balnearios, mujeres que viajan solas, de enoturismo o de gran lujo. Incluso para turismo sanitario.

Pese a que el sol y playa y las escapadas fin de semana aún dominan el sector, en los mercados emisores avanzados ­—Europa, EE UU, Japón o China— la tendencia de ofertas especializadas es más fuerte que nunca. Algo que Glenn Martin, propietario de Endeavor, especializada en maratones y fundada en 2013, achaca a que “la gente se ha cansado del viaje de playa y quiere algo acorde con sus aficiones”.

Algunas agencias han logrado incluso crear marca. En turismo gay son muy conocidas Chueca Travel o LGTB Dreams; en viajes para mujeres solas, Focusonwomen o Mujer Viajera; en singles, Nones o Solteros de Viaje; en aventura, Kananga, Catai Tours o Paso Noroeste; en viajes de lujo, Upper Class o Tarannà; en esquí y buceo, Estiber; en enoturismo, Viavinum; en turismo deportivo, Sportravel; en festivales, Turismusica; en viajes con niños, Travelkids, y en religioso, Engrupo.

Estas agencias cosechan buenos resultados. “Teniendo en cuenta” dice Alice Fauveau, fundadora de Focusonwomen, “que nuestra agencia se creó hace seis años, en la crisis, hemos tenido una trayectoria exitosa. La facturación va a ser casi el triple que hace tres años”. Lo mismo dice Manuel Jiménez Ruiz, director de Upper Class, fundada en 2007: “Hace 20 años el mercado español del lujo era mínimo, pero hoy cada vez hay más personas que quieren ir a sitios exclusivos y vivir nuevas experiencias”. Tampoco esta agencia ha parado de crecer en los últimos años.

Los grandes operadores no se han sumado al carro de este negocio porque, en general, se trata de nichos pequeños. Algunas de estas empresas se han centrado en subsegmentos tan limitados que no tienen interés para los grandes. “Nos especializamos en viajes a maratones y ofrecemos asistencia y acompañamiento de nuestro equipo, que incluye corredores” dice Martín. En Sail for Singles pasa algo similar. “Organizamos viajes para solteros en veleros desde el 2010” dice Pedro Alonso, responsable de la empresa.