Hasta la recolección de basura se ha visto afectada por la crisis económica del país

Daniel Godoy

Desde hace varios años los municipios de Venezuela enfrentan una difícil situación a la hora de cumplir con el servicio de recolección de basura; hoy día es aún peor según el concejal de Chacao, Daniel Godoy, quien explica que la política económica actual del gobierno nacional, hacen imposible calcular el costo real del servicio, sobre todo cuando para poder prestarse existe un gran componente que debe dolarizarse, como por ejemplo: que los camiones, las compactadoras y la mayoría de los equipos son importados, y si no se tiene acceso a las divisas preferenciales, el servicio puede fallar debido a algún repuesto; “hemos tenido reportes, incluso, de diversos camiones parados a la vez”, dijo. NP

Godoy indica que el problema no se queda aquí, también está el problema de la disposición final de la basura, “todos los municipios desde la frontera del Táchira con Colombia hasta bolívar, de norte a sur lo padecen, los vertederos quedan muy lejos de los centro urbanos donde se recogen los desechos, en el caso de Caracas queda a 60 kilómetros, en Táchira, en el municipio Capacho Nuevo está a 65 kilómetros, además que los municipios tienen apenas 3 o 4, 5 equipos máximo para recoger las toneladas que se producen a diario”. Señala que estos vertederos se encuentran en muy mal estado y llega un momento en que colapsaran, no tienen la tecnología adecuada como en otros países, donde la basura es segmentada y se recicla para un mejor uso de los espacios. La falta de planificación y de mantenimiento reina en este sector.

Un tercer elemento, a juicio del concejal, es que existen pocas plantas de transferencia, una de las grandes soluciones planteadas para que las ciudades que generen grandes cantidades de basura, tengan estas áreas para optimizar la operatividad del servicio, indica que así los camiones no tendrían que hacer viajes tan largos, en Caracas “solo funciona la de las mayas, pero por una decisión política ni Chacao, ni Baruta, El Hatillo, ni Sucre pueden botar basura ahí, deben ir hasta La Bonanza con lo que recolectado por zona”.

Señala que en el caso de Chacao han hecho las solicitudes correspondientes para poner en funcionamiento una planta de transferencia y por no ser afectos al gobierno, aun contando con los recursos y el espacio, sencillamente no le dan los permisos. Esperan que pronto, el proyecto sea aprobado.

El concejal Godoy, presidente de la comisión de Hacienda y Contraloría de Chacao advierte que para hacerse cargo de un servicio tan costoso, por lo ya expuesto, muchos municipios que no cuentan con suficientes recursos, han tenido que aumentar el aporte de su fondo público para poder subsidiarlo. Explica que en 2003 se congelaron las tarifas del aseo urbano, por un decreto presidencial que prohíbe a los alcaldes aumentar, hasta cierto punto, el costo del servicio por considerarlo de primera necesidad, “esto ha llevado a un desfase económico por el crecimiento inflacionario que vive el país”.

“Nosotros en Chacao no tenemos crisis de basura, esto a pesar que tuvimos algunos desacuerdos con Sateca, la empresa que nos prestaba el servicio, por lo que se decidió cambiar, con la nueva (SRR) hasta ahora todo va bien. A principios de este 2015 se hizo otro ajuste, el de las tarifas, el alcalde Ramón Muchacho lo hizo por decreto, se pretendió hacer ver que con ello se golpeaba el bolsillo del ciudadano, pero aquí el principio es quien más genera más paga, el 80 por ciento de la basura de este municipio son comercios”, dijo. Por último, Godoy invito a todos los vecinos a revisar en la página web de la alcaldía el estudio que se realizó para ajustar las tarifas. Actualmente el Concejo está elaborando la ordenanza sobre tasas de aseo urbano que esperan esté lista para este mismo año.