Condé Nast Traveler anota los destinos imperdibles

"Playa de los Perros" (Dogs Beach) in the Santa Cruz island in the Galapagos Archipelago, on July 16, 2015. AFP PHOTO / RODRIGO BUENDIA
“Playa de los Perros” (Dogs Beach) in the Santa Cruz island in the Galapagos Archipelago, on July 16, 2015. AFP PHOTO / RODRIGO BUENDIA

La pregunta que frecuentemente nos hacen es: ¿A dónde voy? Los editores de Condé Nast Traveler mencionan a continuación sus diez destinos favoritos. Caribbeannewsdigital.com

Botsuana: Flor del desierto del sur.

Desde la fauna de la reserva Kalahari Central, incluyendo el antílope y los leones de melena negra, hasta las salinas de Makgadikgadi y los humedales del Delta del Okavango, Botsuana tiene una de las vistas más espectaculares de la Tierra.

Brasil desde Río hasta la selva tropical.

Río es el sueño de todos los viajeros, incluso si ya han estado ahí. Acunado por esas playas y montañas de renombre mundial, Río es uno de los grandes centros coloniales del mundo. Pero la asombrosa diversidad de la ciudad es superada por la del propio Brasil: el cosmopolitismo en la costa da paso a la gran selva amazónica, donde se encuentran la mayor diversidad de flora y fauna del planeta, incluyendo nueve tipos de mono aullador y el delfín amazónico en peligro de extinción.

Croacia: La “perla” de la antigua Europa.

Hay pocos lugares que logran captar la gran alma de la antigua Europa marítima como Croacia. El antiguo centro fortificado de Zagreb rivaliza con Budapest y Viena en sus calles de piedra y adornos arquitectónicos barrocos; más al sur, Dubrovnik –actualmente la ciudad Desembarco del Rey en la serie de HBO “Game of Thrones”, y anteriormente la capital de la República Marítima de Ragusa, el rival de Venecia y Amalfi en Italia – cuenta con el antiguo pueblo encantador de Stari Grad, cuyos conventos, palacios, y fuentes fueron esculpidas de la misma piedra de color claro. Las cascadas del Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ofrecen una intermisión no-urbana encantadora.

Ecuador, El otro mundo.

El encanto colonial de Quito -por no hablar de sus florecientes restaurantes de alta gama- es razón suficiente para poner a Ecuador en su lista, pero eso es solo el comienzo. También está la Avenida de los Volcanes entre Quito y Cotopaxi; el Bosque Nublado de Caja; el Templo Inca del Sol entre las Ruinas de Ingapirca; y la selva primigenia de Mashpi. Este es un país donde lo místico, lo natural, y lo hecho por el hombre encuentran un equilibrio.

Grandeza egipcia.

No hay otra manera de decirlo: Egipto es el gran escenario, muy posiblemente el más grande de todos ellos. La civilización tiene su inicio aquí, y la evidencia da lugar a una experiencia que pocos lugares en la tierra pueden igualar. Por su magnitud, ambición, por la historia que cuentan de los logros humanos, las Grandes Pirámides de Giza son incomparables; se han ganado su lugar en lo más alto de la lista de lugares para visitar antes de morir. Pero hay maravillas de menor escala como la Pirámide Acodada, la Pirámide Roja en Dashur; la Pirámide Escalonada en Saqqara; las columnas de la Sala Hipóstila. Y luego, por supuesto, están las vibrantes calles y callejones de El Cairo.

Desde lo sagrado hasta la costa en Indonesia.

Paraíso en más de un sentido: Indonesia es el hogar no solo de algunos de los templos budistas más emblemáticos del mundo –entre ellos el de Borobudur y Sewu- sino también de sitios hindúes impresionantes como Loro Jonggrang o la extravagante “Cueva de los Murciélagos” en Goa Lawah. Es aún más famoso por sus playas, y por supuesto la postal perfecta de la Bahía de Jimbaran. Menos conocidas pero igual de encantadoras son las vibrantes calles de Yogyakarta, una vez la capital, que combina prósperos bazares de la ciudad antigua con patios y palacios de los antiguos sultanes.

India.

Somos evangelistas incansables para los placeres diversos y suntuosos de la India. Más de un país, es un bazar para el espíritu, ferozmente extravagante en un instante, modesto al siguiente. Solo Delhi contiene varias atracciones: las callejuelas de Chandni Chowk; las mezquitas de Nizamuddin Dargah y Jama Masjid; el templo Yogmaya; cerca, el Taj Mahal. Rajastán es otro mundo: la “Ciudad Azul” de Jodhpur, los camellos y chinkara en el desierto de Thar. Una fiesta para todos los sentidos.

Los gorilas de Ruanda.

Las montañas Virunga, que sobresalen como fragmentos de esmeralda densa desde la llanura central de África, son unos de los grandes fenómenos del mundo: nacido de un volcán, antiguo, ahora exuberante, con una gran variedad de plantas y vida silvestre tan deslumbrante como cualquier otro en África. Sus habitantes más famosos son también su rareza: los gorilas de la montaña, en peligro de extinción, pero también, en los últimos años, ferozmente defendidos por los conservacionistas. El Parque Nacional de Volcanes de Ruanda ofrece una de muy pocas oportunidades de encontrarlos en su hábitat nativo. Sudáfrica creciente. Sudáfrica está teniendo su momento. La Ciudad del Cabo se ha convertido en silencio en una ciudad de visita obligada para los viajeros de todo el mundo, con una cultura alimentaria envidiable, mercados y museos, los Jardines Kirstenbosch y un escenario artesanal en rápido crecimiento. Los viñedos del Cabo se han ganado el respeto de la comunidad vinera mundial notoriamente exigente. La costa brinda un desfile incesante de maravillas, desde playas de arena brillante, rocas azotadas por el viento hasta faros emblemáticos y sí pingüinos. La reserva de caza Sabi Sand es una de las zonas de primer encuentro con los “Big Five” de África (leopardo, león, elefante, búfalo y rinoceronte). Y las Cataratas Victoria sigue siendo una de las maravillas del mundo natural, no menos importante, debido al majestuoso río Zambezi que las alimenta.

Encantos de Birmania.

Los atractivos de Birmania oscilan entre grandes y pequeños. Por ejemplo, los templos incomparables de Pagan, el creciente esplendor ocre espinoso de los bosques; y luego, por el contrario, el subestimado encanto del viejo mundo del puente U Bain. En medio están las casas coloniales de Maymyo; las pagodas históricas de Mandalay; Buda reclinado de Rangún; y los pueblos flotantes del Lago Inle.