Piden abrir el paso por los puentes de San Antonio y Ureña para comercio binacional

 REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez
REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez

 

La Unidad de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de San Antonio pidió  a las autoridades tanto militares como civiles, encargadas del control del estado de excepción,  considerar la  posibilidad de abrir  el paso por los puentes de San Antonio y Ureña  para el desarrollo de las operaciones  de comercio  internacional  que se realizan entre Colombia y Venezuela, debido a las consecuencias adversas que el cierre  traerá  para todos los actores  vinculados a este sector, publica La Nación.

Wladimir  Tovar,  vocero de la Unidad de Comercio Exterior del  gremio empresarial,  dijo que hay más de  150 empresas,  entre agentes de aduanas,  almacenadoras  y  transportistas,  las cuales  generan  más de mil  empleos directos,  que se están viendo afectadas por la paralización de las operaciones de  comercio  internacional,  debido al cierre del paso  por los puentes de San Antonio y Ureña.

Como es  bien sabido,  las operaciones de comercio internacional  se realizan a  través de los auxiliares de la administración aduanera  autorizados conforme a la Ley Orgánica de Aduanas.  En la frontera tachirense  hay  87 agencias de  aduana, 22 almacenadoras o depósitos aduaneros y cerca de 40 empresas de transporte de carga  internacional,  que cumplen con la labor diaria  del control de la llegada de mercancía,   proceso aduanero y despacho.

“Desde el momento en que se dio la medida de cierre, estas operaciones están totalmente paralizadas,   afectando  a unos  mil  empleados que están vinculados directamente a los auxiliares aduaneros  y por lo  tanto solicitan a las autoridades que están ejerciendo el control en frontera  que se evalúe  de manera inmediata,  el restablecimiento de estas operaciones que están debidamente sujetas al control  por parte de la autoridad aduanera y de resguardo,  a fin de que los auxiliares  puedan reiniciar  su actividad  económica”.
Tovar señaló que además de los empleos directos,  también se ven afectados  empleos  indirectos,  como son los conductores de los vehículos de carga, tipo 350, 750, gandolas,  Toronto,  que  realizan la operación de pase de fronteras,  tomando mercancías en Cúcuta y las  traen a territorio venezolano.  Igualmente, participan en  el traslado de las pocas exportaciones  que son despachadas  hacia Cúcuta.Con la frontera  cerrada y las operaciones de comercio  internacional paralizadas,  se agrava  el problema del desempleo  y probablemente cerrarán las empresas que actúan  como auxiliares  aduaneros  por  no  tener  trabajo.

Asimismo, dijo que otro de los sectores que se está viendo seriamente afectado  con el cierre es el del  transporte de carbón colombiano, producto que es llevado desde  Cúcuta hasta los puertos  de La Ceiba y Maracaibo para ser exportado. Dicha operación  está  totalmente  paralizada. Allí  trabajan  alrededor de mil  unidades de transporte