Ahora las colas son por las caraotas

Foto elimpulso.com
Foto elimpulso.com

 

Los planes que con mucha frecuencia anuncian desde sectores oficiales para acabar con las extensas colas de personas que se forman alrededor de los establecimientos comerciales no han dado resultado positivo alguno, como se puede constatar diariamente, y este jueves no fue la excepción.

Hugo J. Boscán / El Impulso

El marcar números en los brazos, las captahuellas, las ventas por número de cédulas, horario determinado para el expendio de productos regulados no han servido para nada pues el problema radica en la falta de producción.

Este jueves, las colas seguían siendo extensas en los automercados grandes, y también en los de comerciantes asiáticos, muchos de los cuales no se rigen por ninguno de esos programas oficiales.

 

¿Y qué busca?

Las caraoticas, que también se perdieron del mapa, pero me dijeron que también había papel toalet y jabón de lavar, respondió.

Y como ella, muchas de las personas en cola confiaban en conseguirlas para disfrutarlas con suerito y arepas, como buena larense, pero también aprovechaban para llevarse otros artículos escasos.

Para cerca del mediodía la cola seguía siendo descomunal al punto de que daba la vuelta a la manzana del centro comercial.

Pese a la gran cantidad de personas, apenas había un guardia nacional destacado para mantener el orden, lo que lograba con dificultad, tratando con amabilidad, pero con firmeza, a quien trataba de alterarlo.

Quienes más sufrían la espera eran los ancianos y discapacitados pues sólo había 200 cupos para ellos, insuficientes.