Aylan, el niño sirio ahogado, su hermano y su madre enterrados en Kobane

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

 

El niño sirio hallado sin vida en una playa turca tras un naufragio fue enterrado este viernes con su hermano y su madre en un emotivo funeral en la ciudad siria de Kobane, afirmó un testigo a la AFP.

“El entierro se celebró en presencia de centenares de personas. Todo el mundo estaba triste y lloraba”, afirmó Mustefa Ebdi, un periodista oriundo de la ciudad. Abdalá Shenu, padre del pequeño Aylan, de 3 años, “está todavía en estado de schock”, según Ebdi.

El padre del niño sirio de tres años ahogado en Turquía, cuya fotografía dio la vuelta al mundo, regresó este viernes a Kobane, en Siria, para enterrar a su familia, constató la AFP.

Abdulá Kurdi llegó a la ciudad fronteriza turca de Suruç con los féretros de Aylan, de su hermano de cinco años y de su esposa, quienes se ahogaron cuando intentaban llegar a Grecia desde Turquía. Después cruzó la frontera para entrar en la localidad siria de Kobane (norte).

Un convoy acompañó al padre desde la ciudad balnearia de Bodrum (sudoeste de Turquía), donde se produjo el drama, hasta la frontera siria.

Abdulá Kurdi, visiblemente destrozado, hizo declaraciones el jueves en Estambul.

“Como padre que ha perdido a sus hijos, ya no tengo nada que esperar de este mundo. Lo único que quisiera es que el drama y los sufrimientos en Siria acabaran, que se restaurara la paz”, dijo, citado por la agencia de prensa turca Dogan.

Añadió que espera que el mundo se conciencie del drama de los migrantes.

La ciudad seguía con los preparativos para enterrarlos “como mártires de Kobane porque pagaron con sus vidas para huir de la guerra”, informaron las autoridades locales.

Varios diputados del Parlamento turco cruzaron la frontera para asistir a las exequias, constató un fotógrafo de la AFP.

El padre de Aylan contó el jueves cómo murieron sus hijos de tres y cinco años y su esposa, junto con otros nueve refugiados sirios, al naufragar la embarcación en plena noche cuando intentaban llegar a la isla griega de Kos, puerta de entrada en la Unión Europea (UE).

“Agarraba de la mano a mi mujer. Pero mis hijos se me escurrieron de entre las manos”, contó el jueves el padre a la agencia turca Dogan.

El cuerpo de Aylan fue hallado el miércoles por la mañana en una playa de Bodrum con la cara contra la arena.

Después del naufragio que diezmó a la familia Kurdi, la policía turca detuvo a cuatro presuntos traficantes de personas, todos ellos de nacionalidad siria.

AFP