Extorsión donde participaron PNB y detective del Cicpc, comenzó en un vivero

Foto archivo
Foto archivo

Todo inició con el robo de dos camionetas. A las 2:00 de la tarde del pasado lunes 31 de agosto, en un vivero ubicado entre el sector Los Dulces (Palito Blanco) y el kilómetro 18 de la vía a Perijá, empezó la extorsión que culminó, 24 horas después, con un tiroteo que destapó la participación de policías activos en una red de robo de vehículos, reseñó Panorama.

Por Angelina Estrada

Feliciano Meléndez, de 24 años, oficial activo de la PNB, y Nelson Barboza, de 23, detective del Cicpc de Punto Fijo, se bajaron de un Aveo, blanco, junto a otros cuatro hampones, y sometieron a un cliente.

Varios de los sujetos se llevaron a la fuerza al dueño de la Chevrolet y a su acompañante en la Silverado, beige. Poco después, para devolvérsela, le exigirían 800 mil bolívares. También se llevaron la Cheyenne de los dueños del vivero.

Tras rodar varios kilómetros, los hampones que iban en la Silverado obligaron a las víctimas a bajarse y a quitarse la ropa. Los dejaron bajo la “custodia” de un hampón mientras los otros “aseguraban” los carros robados.

Una llamada telefónica que recibió el “cuidador” permitió a funcionarios de la División de Vehículos del Cicpc Zulia, develar, en menos de 30 horas, el escandaloso plan que culminó con el cicpc de apellido Barboza abatido y cinco personas detenidas.

“Uno de los hampones que huyó en la Silverado llamó al ‘cuidador’. Este le dijo que su celular se estaba quedando sin batería, que lo llamara a otro número. Una de las víctimas lo escuchó, lo escribió en la arena y lo grabó en su memoria”, reveló una fuente detectivesca ligada a la investigación.

Al ser liberadas, las víctimas acudieron esa misma tarde a la policía científica a formular la denuncia y aportaron el número de celular que dio a los funcionarios más pistas de los delincuentes. Ahí se organizó la entrega controlada, que se realizaría el martes.

Les hicieron varias llamadas para cobrar el rescate de la Silverado. A la 1:30 de la tarde del martes, cuando iban a entregar el dinero debajo del distribuidor Humberto Fernández Morán, en La Limpia conla C-2, “recibieron a tiros a la comisión policial desde una camioneta Tacoma, blanca, y emprendieron la huida. Tras una persecución, se estrellaron cerca de la plaza de toros”, recordó la fuente

En medio de la balacera, el cicpc cayó herido. Murió en el HUM, a donde fue llevado. Sus compinches, Meléndez (pnb) y Douglas Villegas, escaparon.

Por el caso, la intendente de la parroquia Venancio Pulgar, Mayerlin Jaimes, de 32 años, fue detenida horas después del tiroteo.

“Jaimes tenía —por su cargo como intendente— asignada la Tacoma. En esa unidad, los hampones efectuaron, al menos, el cobro de cuatro extorsiones”, informó PANORAMA, el miércoles, en exclusiva.
Tras la detención, la intendente confesó que el número telefónico era de su marido, el pnb Feliciano Meléndez.

Además de la intendente y su pareja, están detenidos su chofer, la pareja del cicpc abatido, y el padre de éste.