Treinta linchamientos se han registrado este año en la Gran Caracas

(Foto archivo Reuters)
(Foto archivo Reuters)

De acuerdo a la opinión de expertos, los altos índices de impunidad y el resentimiento acumulado debido a la inseguridad reinante serían los catalizadores de este tipo de hechos, publica La Voz.

La noche del pasado miércoles por las redes sociales se reportó de un linchamiento ocurrido en Montalbán, parroquia La Vega. Según se pudo conocer de forma extraoficial, fueron dos los presuntos antisociales quienes fueron capturados tras perpetrar un robo en la urbanización Juan Pablo II, de un grupo de tres, quienes luego fueron atrapados por funcionarios policiales.

Este es el último de una serie de hechos de la misma índole que se han venido sucediendo en diferentes partes de la Gran Caracas: Según se ha podido conocer gracias las redes sociales y a los medios de comunicación han ocurrido al menos 30 linchamientos, y que en algunos casos, en presencia de efectivos de cuerpos policiales.

En entrevista concedida a el diario El Nacional en días recientes, el criminólogo Freddy Crespo explica que quienes cometen estos ataques tienen un resentimiento acumulado en contra de la delincuencia:

“Desde la década de los noventa los venezolanos han acumulado resentimiento en contra de la inseguridad. Ese miedo al delito, a no caminar por ciertas zonas, el no exhibir los celulares y evitar sociabilizar en determinados horarios tiende a acumular ira, y toda esa omisión de actividades lo que genera es que cualquier chispa encienda la llama”, dijo.

Pican y se extienden

“No hace un mes que agarraron a un malandro aquí en La Candelaria: iba en una moto cuando interceptó a una pareja que iba por la calle, los apuntó con una pistola, y no contento con robarles, les iba a disparar; por suerte el arma no se le disparó”, dijo una testigo de un linchamiento ocurrido el pasado 16 de agosto en el antes mencionado sector de Caracas. “En eso pudieron tumbar al choro, le cayeron a golpe entre la gente que había y le quemaron la moto”.

A los pocos días, el 21 del mismo mes, por las redes sociales se reportó de la captura y posterior golpiza de tres antisociales en Los Palos Grandes, municipio Chacao, quienes le habían despojado de su bolso a una mujer. Uno de ellos consiguió escapar, mientras que los otros dos -debido a la gravedad de las heridas- fueron llevados a un centro asistencial en ambulancia.

Según el abogado penalista Jesús Ollarves, el auge de los linchamientos tiene relación con la falta de independencia de los poderes y la incapacidad de los cuerpos de seguridad para investigar y sancionar el delito.

“La gente toma la justicia por propia mano por la debilidad institucional y del sistema de policía. Los jueces y el Ministerio Público no son los únicos responsables de la justicia en Venezuela: desde la Asamblea Nacional se tiene que asumir la inseguridad como un problema de trascendencia”, aseguró. “Ya la Organización de Naciones Unidad y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han fijado posición en sus informes, en los que se refieren a los linchamientos como un problema social”.

Venganza-justicia

Por su parte, el pasado 7 de julio, el padre Alejandro Moreno Olmedo, especialista en temas de violencia, escribió en su columna semanal el diario El Nacional: “La gente está harta, dicen. Cierto; harta de vejación, de impotencia y sobre todo de impunidad. Por eso recurre a ejecutar por su cuenta la venganza-justicia, más allá incluso del talión. Podrá estar hasta la coronilla de frustración, pero nada de eso justifica los linchamientos. No sólo violan el derecho a la vida del delincuente, sino que vuelve criminales a los que no lo eran, corrompe su conciencia, pone en peligro a muchos inocentes y va formando en la sociedad la percepción de que eso es justo hacerlo porque no hay quien ponga coto a la inseguridad”, sentenció.

Preocupación

En declaraciones otorgadas al medio digital, Efecto Cocuyo, el criminólogo Fermín Mármol aseveró que: “Si no se aplica una política pública que reduzca efectivamente el índice de impunidad, Venezuela podría transitar el peligroso camino hacia la constitución de “grupos de exterminio” que ajusticien por su cuenta como ocurrió en México, Colombia y Brasil”.

Luís Guillermo Valera

[email protected]