Unión Europea pide solución común y unidad ante la crisis de refugiados

Foto: EFE
Foto: EFE

 

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) iniciaron hoy una reunión informal de dos días, en la que pidieron unidad y una solución común para hacer frente a la crisis migratoria y de refugiados que atraviesa Europa.

EFE

Aunque el tema migratorio no figuraba en el orden del día y será mañana tratado en profundidad en una de las sesiones de trabajo, los titulares de Exteriores lo abordaron ya hoy, ante la urgencia del asunto.

Está previsto que la Comisión Europea (CE) proponga a los países miembros el próximo miércoles el reparto de otros 120.000 refugiados de los miles que han llegado a Hungría, Grecia e Italia, que se suman a las 32.256 personas que ya se comprometieron a acoger en julio, con la incógnita todavía de si los socios aceptarán un sistema de cuotas obligatorias.

Países como España e Italia pidieron abiertamente una política europea de asilo común.

“Europa tiene, de una vez por todas, que hacer una política de migración y asilo común que haga frente a este problema”, declaró el ministro español de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo.

En su opinión, el asilo “es un derecho, no estamos hablando de algo que pueda ser negociable”.

España “va a ser, como ha sido, muy solidaria en este tema”, insistió, si bien no llegó a avanzar la nueva cifra de refugiados que el país estaría dispuesto a acoger.

Recordó que el Gobierno español ha creado una comisión interministerial que deberá tomar decisiones, “a la vista de las peticiones que se nos formulen y de las posibilidades que tengamos; vamos a ser solidarios como lo hemos sido siempre”.

El jefe de la diplomacia italiana, Paolo Gentiloni, aseguró que el problema “no es sólo de cuotas” y lo que se necesita es “un derecho de asilo común europeo”.

Desde su punto de vista, la actual crisis “no es ninguna invasión, sino un fenómeno que va a durar”, y “ya no funciona el principio de que el país de asilo es el primero al que se llega”.

El titular belga de Exteriores, Didier Reynders, se mostró favorable a “un reparto de los esfuerzos en Europa” para acoger a los demandantes de asilo, un asunto que compete discutir a “los ministros de Interior y probablemente al Consejo Europeo”.

“Hay gran solidaridad entre los 28 países de la UE, es necesario que mostremos la misma a las personas que huyen de conflictos”, dijo.

Ante las críticas expresadas por los socios europeos a Hungría por su gestión ante la llegada masiva de refugiados en los últimos días, el ministro magiar, Péter Szijjártó, quiso defenderse de comentarios “muy injustos” y pidió, como sus colegas, más “unidad” entre Estados miembros para hacer frente a la situación.

“Es muy inaceptable que recibamos críticas tan duras cuando cumplimos con las regulaciones europeas”, afirmó Szijjártó.

Explicó que Hungría ha establecido “zonas de tránsito” donde los inmigrantes pueden solicitar asilo, pero recalcó que “una estación de tren no es un campo de refugiados”, en relación a la de Budapest, donde se han vivido momentos de tensión estos días.

El titular alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, afirmó que el reto que supone la crisis de los refugiados ha aumentado y obligará “durante meses a tomar decisiones difíciles” y añadió: “No vamos a solucionar (el problema) si no dejamos de apuntar con el dedo”.

Steinmeier también pidió una política común europea para afrontar esta crisis, en lo que coincidió su homólogo austríaco, Sebastian Kurz, quien insistió en que se trata de “una situación muy difícil” que “requiere urgentemente una respuesta europea porque, si no, cada vez más Estados miembros intentarán tomar medidas individuales”.

“Sólo podemos solucionar esto en común”, dijo, y pidió mirar no sólo al Mediterráneo, sino también a la ruta a través de los Balcanes Occidentales por la que muchos refugiados llegan a Europa.

Precisamente, los ministros de países candidatos como Turquía o Serbia participarán mañana en el debate en profundidad que los titulares europeos celebrarán sobre inmigración, informaron fuentes comunitarias.

Mientras los ministros de Defensa de la Unión abordaron ayer en otra reunión informal la transición a la segunda fase de la misión naval europea en el Mediterráneo contra los traficantes de personas, la responsable de la política exterior de la UE, Federica Mogherini, espera que los titulares de Exteriores se centren mañana en “el trabajo con los países de origen y tránsito de los inmigrantes”.

Reynders apuntó a un acercamiento a los puntos de conflicto para crear allí unos primeros centros de acogida, mientras que el ministro danés, Kristian Jensen, admitió que ahora se siente “más presión para resolver la crisis siria”.