A un mes del asesinato de Hergueta: Una maleta azul facilitó la captura de Pérez Venta

Maleta-azul

La mañana del 7 de agosto, hoy hace justo un mes, en la calle Los Manolos de Las Palmas, fue hallado el cuerpo descuartizado de una mujer en el interior de un vehículo. Cerca de 90 horas después, el asesinato de Liana Hergueta, de 53 años, estaba resuelto policialmente, con la captura de los dos confesos autores materiales y el presunto intelectual, gracias a las evidencias dejadas, entre ellas una maleta azul que fue usada para tratar de ocultar parte del cuerpo de la víctima y que permitió saber quién era uno de los asesinos mucho antes de que lo atraparan muy cerca de la escena del crimen.

José Pérez Venta y Samuel Angulo Sánchez son señalados por las autoridades de asesinar a Hergueta la tarde del jueves 6 de agosto en un apartamento del edificio Isnotú de Candelaria. Este lugar es propiedad de Betty Grossi, una maestra y catequista, quien mantenía una disputa con Pérez Venta, a quien acusaba de invasor. En la actualidad la mujer está detenida pues Pérez Venta aseguró que ella financiaba sus actividades.

El asesinato y descuartizamiento de la mujer, según los organismos policiales, fue coordinado por Pérez Venta con Carlos Trejo, este último acusado en mayo de este año por Hergueta, a través de Twitter, de haberla estafado con la venta de dólares que ella pagó pero nunca recibió. El asesinato habría sido la venganza de Trejo por las acusaciones en su contra. La familia asegura que el joven canceló parte de la deuda con bolívares y un vehículo. Pero fuentes policiales indican que no se han logrado verificar las transacciones bancarias.

Tanto Pérez Venta como Trejo se involucraron en las protestas de febrero a mayo de 2014 en Caracas. Pérez Venta fue miembro de Voluntad Popular y de Alianza al Bravo Pueblo. Trejo era integrante de Primero Justicia. A los dos los acusó el abogado José Vicente Haro, de ser “patriotas cooperantes”, infiltrados que se encargaban de entregar a otras personas que participaban activamente o daban apoyo a las llamadas “guarimbas”, como fue el caso de su defendida Araminta González, hoy detenida en el Inof, acusada de terrorismo.

Casi todas las mujeres mencionadas en esta historia tuvieron en algún momento relación con jóvenes que participaban activamente en las protestas. En ese contexto, de acuerdo con la versión de una fuente que los conoció de cerca, amigo de Pérez Venta y Trejo, fue que Hergueta conoció a quienes hoy son acusados de su muerte.

Más información en ElPitazoTV.