Antonio Ledezma cumple 200 días detenido

antonioledezma980Este lunes 07 de septiembre se cumplen 200 días de la detención injustificada del Alcalde Metropolitano, Antonio Ledezma. Una acción a todas luces arbitraria, sesgada y repudiable. Desde aquel 19 de febrero hasta hoy, son muchas las voces, nacionales e internacionales, que se han sumado en un gran coro que clama vehementemente por justicia.Todas piden lo mismo: Justicia para un hombre de intachable carrera política y con férreas bases democráticas.

Una de las voces, que desde el mismo momento de la captura de Ledezma, no ha dejado de exigir su liberación, ha sido la de Helen Fernández, una mujer  trabajadora y aliada incondicional del mandatario metropolitano despojado injustamente de su cargo y quien hoy ejerce las funciones de Alcaldesa encargada del Despacho Metropolitano. Su grito por la libertad del amigo, del jefe, del compañero de fórmula política, retumba dentro y fuera del país.

“Caracas lleva 200 días esperando la liberación de su Alcalde Metropolitano, porque se vulnera día a día el resultado de su elección, de la voluntad popular de casi 800 mil ciudadanos que lo eligieron y reeligieron para trabajar por Caracas. Liberar a Ledezma sería una prueba de honor que demostraría que hay una reivindicación de la justicia. Una luz en el camino para toda una población”, dijo.

Hasta al Vaticano llegó el eco de su clamor al solicitar la intervención del Papa Francisco por su papel unificador a fin de impulsar “un gran acuerdo nacional y rescatar al país de la grave crisis en que se encuentra sumergido”, exclamó.

Mitzy Capriles, esposa de Antonio Ledezma, también ha emprendido una larga cruzada por diversos países para sumar apoyo y solidaridad de ex mandatarios, alcaldes, parlamentarios y personalidades, que exigen su libertad.

“Cientos de voces de líderes políticos, ex presidentes del mundo, académicos, diplomáticos, intelectuales y ciudadanos comunes, nacionales e internacionales, exigen su libertad, pero hasta el momento sólo se ha conseguido el beneficio de arresto domiciliario tras presentar problemas de salud, pero casa por cárcel sigue siendo cárcel. Antonio es un gran luchador democrático y defensor de Derechos Humanos. En medio de esta hora menguada, agradezco que alrededor del mundo existan políticos con voluntad, pero sobre todo, personas con humanidad que
respaldan nuestra lucha y se hacen solidarios con la verdad. Su apoyo nos anima a continuar de pie y saber que no estamos solos”, afirmó.

Por su parte, el Diputado Richard Blanco manifestó su desacuerdo ante lo que considera ‘una injusticia de la Justicia venezolana’.

“Se trata de una estrategia para tratar de silenciar a los dirigentes políticos y al pueblo de Venezuela. Le callan la boca a los ciudadanos que pedimos más y mejor democracia, a los que decimos que en los últimos 17 años de la mal llamada revolución bolivariana han ingresado al país más de 1 billón 700 mil  millones de dólares  por concepto de la renta petrolera y como decimos en criollo, no se le ve el queso a la tostada. Cuando decimos todas estas cosas, el régimen se angustia, se molesta y nos mete presos. Pero el preso puede estar tras las rejas momentáneamente, oprimiéndole su libertad, pero lo que no pueden oprimirle es la conciencia y las ganas de trabajar por una Patria distinta, por Venezuela. Exigimos la inmediata liberación de nuestro Alcalde Metropolitano, Antonio Ledezma”, agregó.

Para Helen Fernández, Mitzy Capriles y Richard Blanco, el camino que conducirá a la libertad de Antonio Ledezma, como la de 74  presos políticos, ya está trazado “y tiene fecha: el 6D empieza en Venezuela un camino que nos conducirá a la Ley de Reconciliación Política Nacional y de Amnistía para que todos los presos, perseguidos y exiliados políticos puedan regresar a su país y abrazar la alegría de ser libres”.

Cronología de una detención anunciada

Exactamente el 19 de febrero de 2015, hace más de 6 meses un pelotón de efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia, Sebin, ingresó a la Torre Exa  y procedieron a allanar las oficinas del Alcalde, para luego sacarlo a la fuerza y llevárselo detenido. Sin embargo, la persecución había empezado 33 días atrás.

La respuesta de los caraqueños fue inmediata. Una multitud se agolpó en las adyacencias de Chacao para mostrar su solidaridad hacia Ledezma. Sin embargo, los uniformados realizaron varios disparos para dispersar la concentración. A empujones y como si se tratase de un delincuente de alta peligrosidad  y no el Alcalde Mayor de la ciudad de Caracas, electo y reelecto con amplia mayoría, fue trasladado hacia un lugar no revelado.

En ese momento también se desconocía el motivo de su detención. Su abogado defensor, Omar Estacio denunció que la medida “a todas luces se trataba de una acción arbitraria, no habían presentado una orden de detención”.

Su esposa Mitzy Capriles y líderes de la oposición  se apostó frente a la sede del Sebin de Plaza Venezuela para exigir que se revelara la ubicación del detenido. Sólo hasta entrada la noche se pudo conocer, a través del mismo presidente Nicolás Maduro y en cadena nacional, que: “Por orden de la Fiscalía, el Sr. Ledezma fue capturado y va a ser procesado por la justicia venezolana para que responda a los delitos cometidos contra la paz del país”.

Sin duda se demostró que no existe una separación de Poderes en Venezuela, pues en la mencionada cadena presidencial, Maduro señaló, que al Alcalde Metropolitano se le vincula con denuncias de un supuesto golpe de Estado, basado en el hecho de haber sido uno de los firmantes, junto a María Corina Machado y de Leopoldo López,  del llamado “Acuerdo Nacional de Transición”. Documento al que, por cierto, se han sumado destacados venezolanos de diversos sectores.

De esta arbitraria detención ya han pasado 200 largos días, con cinco audiencias de presentación diferidas, sin argumentos de peso, solo que el Alcalde no se presentó como que su traslado no dependiera del Sebin, pues él esta privado de su libertad, mientras que sus familiares, amigos, compañeros y especialmente los ciudadanos que lo eligieron esperan que en Venezuela la justicia se reivindique.