Juan Pablo Guanipa: La misma receta

 

thumbnailjuanpabloguanipaLo volvió a hacer el gobierno. El cierre de la frontera y la declaratoria de estado de excepción en los tres municipios que forman nuestra Guajira, constituyen una nueva demostración de que no hay interés alguno de resolver los problemas que agobian al pueblo venezolano. No se pueden resolver los problemas atacando las consecuencias. Los problemas se resuelven analizando sus causas, detectando los nudos críticos e impactándolos con medidas adecuadas que permitan la disminución o disolución del problema. Eso lo sabe el alto gobierno nacional. Por eso, en este caso, no acuso la incapacidad, acuso el desinterés por buscar soluciones. Y todo esto sucede porque la única dinámica que mueve a quienes llevan al país al abismo, es la dinámica electoral. Lo que tiene a esos señores desesperados es ver que se acerca un proceso electoral y que ya la mayoría del pueblo está decidida a rasparlos con el voto. Tratan entonces, con medidas efectistas, de cambiar la opinión de la gente.

¿Y el costo de esa acción electoral? ¿Quién responde por los daños que estas medidas ocasionan, por el irrespeto a la dignidad humana, por la separación de familias, por la afectación de la actividad cotidiana de tanta gente que vive a diario la frontera? ¿Por qué tienen que insistir en tomar medidas que perturban a todos en vez de focalizar los puntos álgidos y enfrentarlos? ¿Dónde está el Gobernador del Zulia para asumir su responsabilidad en toda esta situación? Mi opinión es que la actitud asumida por Arias Cárdenas está llena de complicidad y alcahuetería. No se puso los pantalones para enfrentar las mafias militares que han permitido, alentado y se han beneficiado del contrabando. Tampoco lo hizo para defender a los habitantes de Mara, Páez y Padilla. Este gobernador ha sido el promotor del chip de la gasolina y de la instalación de captahuellas en los sitios de expendio de productos de la cesta básica. ¿Cuáles han sido las consecuencias de estas medidas? ¿Se han acabado las colas? ¿Tenemos a nuestras familias abastecidas? Ni el chip, ni el captahuellas, ni el cierre de la frontera van a resolver problema alguno en este país.

Este gobierno nacional y regional, tiene que asumir su responsabilidad ante todo lo que está pasando. El problema de Venezuela es un problema de producción. Asuman que se encargaron de perseguir a los empresarios, de ahuyentarlos, de quebrar las empresas de las que se adueñaron, de fomentar importaciones que han llenado de dinero a empresarios y trabajadores de otros países. Asuman que ni con esas importaciones han logrado mermar la escasez que abate al pueblo de Venezuela. Lo sensato sería que tuvieran un grano de humildad y se sentaran a conversar con todos los sectores del país. En momentos de crisis, un estadista, señor Maduro, se sienta a conversar con todos, con sus aliados, con sus opositores, con la sociedad civil, con todos, a escuchar propuestas, a buscar soluciones. Pero no. Eso no va a pasar. Y por eso y muchas cosas más, este pueblo va a pasarles factura el 6 de diciembre. Ese día, cuando nos toque ir a votar para elegir una nueva Asamblea Nacional, vamos a dar una democrática y contundente demostración de cambio. Ese día la mayoría popular va a salir masivamente a demostrar que Venezuela sí tiene futuro, que Venezuela sí tiene esperanza. Así que criticamos estas medidas electorales del gobierno y ratificamos nuestro compromiso de no pisar el peine de la distracción. Seguimos concentrados en encausar el país por el  camino del progreso, del bienestar, de la lucha por la realización democrática, del trabajo a favor de quienes carecen de oportunidades. Nuestro norte está en el cambio y la esperanza y el 6D es clave para su cristalización.

Juan Pablo Guanipa V.

[email protected]

@JuanPGuanipa