F-Secure vincula al Kremlin con un grupo de hackers “The Dukes”

kremlin
Foto archivo

La firma finlandesa de seguridad informática F-Secure publicó hoy un informe que vincula al Kremlin con un grupo de hackers denominado “The Dukes”, que desde hace siete años espía con malware (software maligno) a gobiernos extranjeros, la OTAN, centros de estudios y otros organismos.

EFE

Según el informe, este grupo lanzó una serie de ciberataques a partir de 2008 contra redes informáticas específicas con el objetivo de recabar información sensible para después facilitársela a los servicios rusos de inteligencia.

Para ello utilizó nueve variantes distintas de un programa informático maligno muy avanzado, que era modificado para no ser detectado y para adaptarse mejor a los sistemas en los que buscaba infiltrarse.

Entre sus objetivos figuraban la república de Chechenia, Georgia, Turquía, Uganda, Estados Unidos, la Unión Europea, la OTAN y diversas organizaciones e instituciones gubernamentales de Norteamérica, Europa y Asia Central.

Según F-Secure, los ataques informáticos tuvieron como destino embajadas, ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa, parlamentos, empresas militares privadas, centros de estudios e incluso organizaciones dedicadas al narcotráfico.

El análisis del malware permitió a los expertos concluir que su código incluye líneas en ruso y que “The Dukes” operan en la zona horaria de Moscú con total impunidad, atacando objetivos por motivos políticos más que económicos.

Por ello, los analistas de F-Secure están convencidos de que existe un claro vínculo entre el grupo de hackers y el Gobierno ruso, pese a no haber podido encontrar pruebas irrefutables de la implicación del Kremlin en estos ciberataques.

“Creemos que las herramientas utilizadas son obra de una única y gran organización con grandes recursos denominada ‘The Dukes’, que proporciona al gobierno ruso inteligencia en asuntos de política exterior y de seguridad a cambio de apoyo y protección”, asegura el informe.

Los autores del estudio no han podido esclarecer, en cambio, si el grupo pertenece a alguna agencia gubernamental o si se trata de una organización externa que vende sus servicios al Kremlin. EFE