La historia del perro que no abandonó a su amigo atrapado

perro
Dos perros que habían desaparecido durante una semana entera han vuelto a casa después de ser encontrados en el bosque juntos, donde uno de ellos se había quedado atrapado en la acequia de un barranco y el otro se quedó a su lado para no dejarle solo, publica abc.es.

Los perros, un basset hound llamado Phoebe y una mezcla de Setter con otra raza llamado Tillie, desaparecieron el pasado 8 de septiembre. Los días pasaban y no había rastro de los dos animales, y sus propietarios, de Washington, se temían lo peor.

perro1

Sin embargo, un día un perro «rojizo» fue visto en una propiedad de unos señores y después desapareció por un barranco. The Vason Island Pet Protectors (VIPP) se enteró de esto y fue en la búsqueda de los dos canes. El grupo de rescate de animales sin ánimo de lucro ha estado publicando en su Facebook noticias y fotos sobre los perros desaparecidos y parece que el trabajo ha dado sus frutos.

Los voluntarios de VIPP bajaron al barranco donde habían visto a aquel «perro rojizo» y empezaron a llamar a Tillie, según informó KING-TV, un canal de televisión estadounidense. Cuando encontraron a los perros, VIPP publicó un mensaje de alegría en Facebook: «Fue como buscar una aguja en un pajar, pero fuimos al barranco y lo buscamor por ahí. Finalmente, escuchamos ese sonido dulce que hemos estado esperando durante toda esta semana».

Los voluntarios llegaron hasta Tillie, que tenía la cabeza apoyada en una pared de cemento. «Tenía el corazón hundido, sabíamos que significaba que Phoebe estaba dentro de la acequia», decía el comentario en la red social. Después del tiempo que había pasado, los voluntarios no se podían creer que Phoebe siguiera allí. Afortunadamente, el basset hound estaba vivo y permaneció todo el tiempo encima de unas piedras, por lo que no estuvo dentro del agua y eso le salvó la vida.

«Durante casi una semana, Tillie se quedó a su lado, con la excepción de unos pocos minutos al día en los que iba en busca de ayuda», comentó Amy Carey, voluntaria de VIPP. Carey hizo hincapié en la importancia que tiene mantener la esperanza cuando un compañero se pierde en el camino. «Tillie es la heroína de esta historia. Sin su ayuda no hubiesemos encontrado a Phoebe. Un verdadero amigo y un humilde ejemplo del poder del amor», comenta VIPP en su publicación de Facebook.