Víctor Vielma Molina: Las trazas de Dieterich y Monedero

thumbnailvictorvielmamolinaSon muy coincidentes los artículos de Heinz Dieterich con las declaraciones del Juan Carlos Monedero, hechas, recientemente, contra la oposición venezolana. Hemos de aclarar, que hasta ahora no sabemos, si el gobierno “revolucionario” de la República Bolivariana de Venezuela, ha prescindido de  los servicios de estos asesores; pero sus (in)maduras y des-cabell-adas declaraciones los hace ver como agentes internacionales de propaganda del grupo de militares (golpistas) que utilizaron las armas de las Fuerzas Armadas Nacionales para traicionar los preceptos de la Constitución de la República de Venezuela de 1961 e intentar, mediante un fallido golpe de Estado, derrocar al gobierno legítimo y democrático de Carlos Andrés Pérez en 1992. Pero, Dieterich y Monedero, ocultan, que este grupo de militares, después de ser sobreseídos por el presidente Rafael Caldera, usaron la credibilidad de los electores venezolanos, y los valores de la democracia, para llegar al poder por vía de la simulación en 1998, hasta consumar el golpe de Estado. Por algo, ya es fiesta nacional el 4 de Febrero. Esta fue la entrada apoteósica de quienes vendrían a sustituir a la Constitución de 1999 por el I y II Plan de la Patria, a arruinar al país y a hacer al pueblo más pobre. A Dieterich lo abruma la caída del chavismo, obviamente es el desplome de su Socialismo del Siglo XXI. A Monedero le preocupan las dos cosas, porque estas incidirían en la derrota de su partido Podemos, versión del chavismo en España.

En medio del sufrimiento actual del pueblo venezolano, aseveramos que la oposición democrática venezolana, exige la restitución de la Constitución de 1999, tal como lo plantea su Artículo 333; reclama libertades democráticas e independencia de los Poderes Públicos; demanda combate claro y determinante contra la corrupción,  la reactivación  de la economía, libertad para los presos políticos y respeto a los DDHH; pide elecciones libres, transparentes, sin peculado de uso ni ventajismos de ninguna especie y, por último, requiere el cese de agresión, censura y cierre contra los medios de comunicación. Pero no sabemos, si a causa de la asesoría de personas, como el alemán Dieterich y el español Monedero, la cúpula roja de poder, no responde con soluciones; pero sí con represión, contramarchas y violencia mortal contra las manifestaciones.

El mundo conoce, que grupos armados y rentados, miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia y Contrainteligencia Interior y Exterior de Venezuela (SEBIN) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), disparan contra la multitud en franca violación de los derechos de personas. Acontecimientos, como los sucedidos a partir  del 12 de febrero de 2014, así lo demuestran. Hechos, que  cegaron vidas y arrojaron grandes cantidades de heridos y violaciones de DDHH. Por ello, numerosas personas afirman, que a muchos de estos delitos, la revolución los endosa, por mampuesto,  a sus adversarios. Y bajo, estos y otros inhumanos procedimientos, el gobierno arresta,  tortura y encarcela a los líderes de la oposición, a los dirigentes estudiantiles y a sus compañeros. Para hacerlo, les siembra falsos positivos, los interroga bajo el régimen de tortura o trata de neutralizarlos con otros medios aberrantes. De esto, dan testimonio, los que padecen cárcel o arresto domiciliario por hacer política, familiares de las víctimas y los medios de comunicación.

Las protestas y exigencias, contra una administración política como la del gobierno de Maduro, que ostensiblemente destruye a la economía, hunde al país en la escasez, en la inflación, la pobreza y, que de manera intencional, desconoce los derechos de personas, bien merece ser escuchadas, y el gobierno, ser reemplazado, mediante todos los mecanismos constitucionales, para salvar al país. Y esto, desde un inicio, lo ha pedido la oposición.   Por ello no puede ser acusada de golpista ni compararla con el terrorismo de ETA. Entonces, ¿quiénes distorsionan la historia? Ciertamente, los escritos de Dieterich y las declaraciones de Monedero revelan visos selectos de propaganda goebbeliana, aceptan el terrorismo de Estado y la violación de los DDHH?  Es decir, sus posturas engañan y mienten, en nombre de lo que en Venezuela ya fracasó.

 

Víctor Vielma Molina/Educador/[email protected]