Merkel apeló a la “responsabilidad moral” de Europa ante crisis migratoria

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro de Finalndia, Juha Sipila, ofrecen una rueda de prensa tras la reunión mantenida en Berlín, Alemania, el 22 de septiembre del 2015. EFE/Wolfgang
La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro de Finalndia, Juha Sipila, ofrecen una rueda de prensa tras la reunión mantenida en Berlín, Alemania, el 22 de septiembre del 2015. EFE/Wolfgang

La canciller alemana, Angela Merkel, apeló hoy a la “responsabilidad moral” de Europa e instó a todos los socios de la UE a colaborar en la búsqueda de soluciones ante la crisis de los refugiados, que deben centrarse en el combate de sus causas.

EFE

En rueda de prensa junto al primer ministro finlandés, Juha Sipilä, poco antes de que comenzara en Bruselas la reunión de los ministros de Interior centrada en las cuotas para redistribuir a los refugiados, Merkel estimó que cada país miembro debe hacer su aportación y cumplir con su deber para lograr un reparto “justo”.

Europa, añadió, tiene que demostrar sus “valores”, su respeto a la dignidad humana y también enviar “señales de orden”: quien esté huyendo de un conflicto tiene derecho a protección, pero quien llegue por motivos económicos debe retornar a su país.

Tras el consejo de ministros de hoy, señaló, mañana los líderes europeos, reunidos en una cumbre extraordinaria, abordarán otros aspectos de la crisis, con especial atención a los controles para reforzar las fronteras exteriores de la UE.

Merkel dejó claro que la distribución de los refugiados entre los socios comunitarios exige contar con centros de registro en Italia y Grecia.

Destacó además la importancia de mantener un estrecho contacto con Turquía, para que vigile su frontera con Grecia, y de avanzar hacia un acuerdo de paz en Libia.

Luchar contra las causas de esta crisis, insistió, exige acabar con la guerra civil en Siria, lo que implica también dialogar con Estados Unidos y Rusia.

En su opinión, hay que hacer “todo lo posible” para evitar que las personas que se encuentran en campos de refugiados de países limítrofes emprendan su camino hacia Europa, por lo que hay que reforzar a las agencias de Naciones Unidas en la zona.

Preguntada por los temores de los ciudadanos europeos, Merkel dijo que “el miedo no es buen consejero” e insistió en que crisis como la que se vive actualmente no se solucionarán “con la construcción de vallas”, sino combatiendo sus causas y imponiendo “orden” en el proceso, con implicación de todas las partes.

Merkel recordó la experiencia de Alemania durante las guerras de los Balcanes, cuando el país acogió a alrededor de 400.000 refugiados de esos territorios, y destacó que muchos después regresaron a sus respectivos países.

Añadió que son muchos los que ahora aspiran a volver a territorio comunitario ante la falta de perspectivas económicas en su país, por lo que la canciller subrayó también la necesidad de apoyar a esa región.