El turismo mundial vive una encrucijada por el terrorismo

Varios turistas depositan flores en memoria de las víctimas en la playa situada frente al hotel Imperial Marhaba de Susa (Túnez) hoy, martes 30 de junio de 2015. El número de ciudadanos británicos muertos en el atentado del viernes en Túnez asciende a 21, pero se estima que hay otros nueve, informó hoy Downing Street, residencia oficial del primer ministro, David Cameron. EFE/Mohamed Messara
Varios turistas depositan flores en memoria de las víctimas en la playa situada frente al hotel Imperial Marhaba de Susa (Túnez) hoy, martes 30 de junio de 2015. El número de ciudadanos británicos muertos en el atentado del viernes en Túnez asciende a 21, pero se estima que hay otros nueve, informó hoy Downing Street, residencia oficial del primer ministro, David Cameron. EFE/Mohamed Messara

Convertidos en el pan de cada en cuando, en el 2015 han ocurrido varios bombardeos “por error” en la lucha contra el terrorismo. Por ejemplo, en Kabul murieron al menos 17 policías afganos por un yerro de Estados Unidos; en Yemen, 70 fueron acribillados por equivocación de la Coalición Yemenita; en El Cairo, Egipto, 52 civiles fallecieron por un bombardeo de aviones de la Coalición Internacional; en Irak un avión ruso, de la Fuerza Aérea Iraquí, bombardeó Bagdad. Y el más reciente (¡ojalá sea el último!), el ocurrido en el desierto egipcio contra turistas mexicanos, hace unos cuantos días. oem.com.mx

A partir de ambos filos de la navaja, el turismo vive una encrucijada en varias naciones, aunque tácitamente en los cinco continentes hay zonas flageladas sea por el mencionado terrorismo, por la inseguridad y la falta de información adecuada acerca de las zonas de riesgo en los países.

Ello, porque en la otra cara de la moneda, por ejemplo, el 26 de junio de 2015 los terroristas atacaron simultáneamente a Kuwait, Túnez, Francia, Somalia, Siria.

En Túnez, dos yihadistas dejaron 30 muertos en una play; en Kuwait, hubo 25 muertos; en Francia decapitaron a una persona (antes habían perpetrado los asesinatos en la revista Charlie Hebdo); en Somalia, asesinaron a 25 soldados de la Unión Africana, en Siria Isis mató a 20 soldados de ese país.

Y mientras tanto… la paradoja, el turismo crece casi al mismo ritmo que el aumento de los peligros… aunque su incremento no se registra parejo, sino en ciertas partes del orbe.

Dicho aumento de la actividad turística es de 4 por ciento, en la primera mitad de 2015. Eso es un hecho. Fueron 538 millones de viajeros internacionales que se desplazaron entre enero y junio de 2015. En resumen 21 millones más que en el mismo periodo de 2014, ha dicho la Organización Mundial de Turismo.

De ahí que como recuerda Manuel Sánchez Merello socio fundador y presidente para Europa de la Federación Mundial de Seguridad, sobre el principio séptimo de la Declaración de La Haya sobre turismo que señala:

“La seguridad, el respeto de la dignidad y la protección de los turistas son requisitos previos del desarrollo turístico”.

Por tal motivo considera indispensable “que las medidas encaminadas a facilitar los viajes, las visitas y las estancias turísticas se acompañen con medios destinados a garantizar la seguridad y la protección de los turistas y sus actividades”.

En el mundo se ha señalado constantemente que es un hecho la existencia de una conexión directa entre los actos terroristas y las afectaciones negativas sobre la actividad turística, causadas fundamentalmente, por la disminución de arribos internacionales con la consiguiente pérdida de ingresos económicos para los países receptores. No es el caso en la actualidad, ante el evidente repunte del turismo… quizás en el futuro cercano hacia lugares seleccionados con meticulosidad.

La posibilidad, de acuerdo a los turisteros, es que se produzca un ejercicio de introspección entre los amantes de los viajes (también denominados “patas de perro”) para encontrar destinos de menos riesgo. En algunos casos preferirán recorrer sus propios países o algunos de mayor cercanía, sobre todo si no existen amenazas de violencia e inseguridad, sea por conflictos bélicos, por enfrentamientos regionales o por delincuencia organizada o del fuero común.

*¿Quién le teme al lobo feroz?

No todos. Muchos turistas del mundo lo retan y hasta lo enfrentan para que no triunfe. Así, de acuerdo a la OMT las llegadas internacionales registraron un crecimiento del 5 por ciento en Europa, Asia y el Pacífico y Oriente Medio, y del 4 por ciento en las Américas.

Pero no en todas partes…

“Los limitados datos de que se dispone para África apuntan a un descenso estimado del 6 por ciento en el número de turistas internacionales que visitaron la región”, explica.

Por otra parte, hay sitios que están registrando un “boom”, no obstante la problemática de inseguridad por la delincuencia.

Es el caso en cuanto a escala subregional, ya que el Caribe y Oceanía (ambas +7 por ciento) obtuvieron los mejores resultados, junto con Europa Central y Oriental y América Central (ambas +6 por ciento)”, precisa dicha organización.

Para la Organización Mundial de Turismo, “a pesar del crecimiento global, los resultados por destino son algo dispares. La seguridad sigue siendo motivo de preocupación mundialmente, y la situación económica es comparativamente más inestable, ya que la recuperación de las economías avanzadas contrasta con la ralentización de las economías emergentes. En la demanda turística también han influido el descenso de los precios del petróleo y las fluctuaciones en los tipos de cambio.

“Los resultados muestran que, a pesar de la creciente inestabilidad, el turismo sigue manteniendo el mismo comportamiento positivo que ha tenido en los últimos cinco años y ofreciendo en todo el mundo oportunidades económicas y de desarrollo, dijo el secretario General de la OMT, Taleb Rifai, recientemente.

Antes de acudir a Medellín, Colombia, donde apenas se llevó a cabo la XXI Asamblea General del organismo, el dirigente (de nacionalidad jordana) consideró que “…es un buen momento para pedir un mayor apoyo al turismo, un sector capaz de ayudar a superar los retos más apremiantes de nuestros días, como la creación de empleo, el crecimiento económico y la inclusión social”, agregó.

Lo cierto es que la OMT no estaba equivocada cuando a principios de año planteó la esperanza de que las llegadas de turistas internacionales aumentaran entre 3 por ciento y 4 por ciento a escala mundial en todo 2015.

* Y a todo esto, ¿Cómo está por regiones?

Entre azul y buenas noches. Sin embargo, hay sitios donde el color prevalece… y no es el rojo.

Europa sigue siendo la mandamás en la materia: es la región más visitada del mundo. La OMT asegura que lideró el crecimiento y vio incrementadas sus llegadas en un 5 por ciento, gracias a la debilidad del euro.

Además, la recuperación de Europa Central y Oriental (+6 por ciento) dio impulso a ese crecimiento, pero también Europa Occidental, Europa Septentrional y Europa Meridional y Mediterránea (todas con +5 por ciento) estuvieron por encima de la media mundial, precisa.

La región de Asia y el Pacífico, a su vez, “registró un incremento del 5 por ciento en el número de llegadas internacionales en la primera mitad de 2015, con Oceanía (+7 por ciento) a la cabeza”.

En cuanto a los destinos de Asia del Noreste Asiático y del Sureste (ambas +5 por ciento), expone, “arrojaron resultados mixtos, liderados por Japón (+47 por ciento hasta julio) y Tailandia (+30 por ciento hasta julio). Asia Meridional registró un crecimiento comparativamente modesto, del 4 por ciento, en el número de llegadas, tras dos años de crecimiento de dos dígitos”.

Y por estos lares de nuestro continente también hubo vacas gordas en la materia. “Las llegadas internacionales en las Américas crecieron un 4 por ciento en la primera mitad de 2015, consolidando los buenos resultados del pasado año”.

“Las cuatro subregiones registraron un crecimiento positivo, aunque con variaciones según los destinos. La fortaleza del dólar en Estados Unidos fomentó la demanda emisora de este mercado. El Caribe (+7 por ciento) y Centroamérica (+6 por ciento) lideraron el crecimiento.

“En América del Norte (+3 por ciento), el número de llegadas fue importante en Canadá y en México (ambos +8 por ciento), mientras que en Estados Unidos los indicios apuntan a un crecimiento más modesto.

“La mayoría de los destinos de América del Sur (+4 por ciento) obtuvieron buenos resultados, a pesar del estancamiento del turismo emisor de Brasil”.

* ¿Y África?

En ese continente donde Egipto tiene un pie en un continente, el asiático y otro en el africano, por ser zona de transición, la cual además es árabe.

En este país hoy se viven las consecuencias de la “Primavera Árabe” y la serie de levantamientos populares contra los gobiernos de diversos países. En Egipto en 2011 la denominada “Revolución Blanca” (de los jóvenes) derrocó a Hosni Mubárack y hoy mandata una Junta de Gobierno militar ruda y diplomáticamente grosera.

De ahí que no todo sea tan claro, en esta y en otras naciones.

“Los limitados datos disponibles para África indican que el número de turistas internacionales disminuyó un 6 por ciento, con un descenso del 10 por ciento en las llegadas a África del Norte y del 4 por ciento al África Subsahariana. Además de los efectos de los atentados terroristas, los destinos africanos han sufrido las secuelas del brote de Ébola en algunos países de África Occidental y la ralentización del crecimiento de las economías regionales que dependen de la exportación de petróleo y otros recursos naturales”.

Asimismo, las llegadas de turistas internacionales a Oriente Medio crecieron un 5 por ciento, consolidándose la recuperación iniciada en 2014.

En lo que respecta a los mercados emisores muestran resultados mixtos. Los datos para los dos primeros trimestres de 2015 muestran un cuadro diverso en términos de gasto turístico en el extranjero, puntualiza el Barómetro de la OMT.

Asimismo, entre los mercados emergentes, China y la India comenzaron el año con un crecimiento de dos dígitos en el primer trimestre, mientras que el gasto de la Federación de Rusia y de Brasil “se resintió por el menor crecimiento económico de ambos mercados y la depreciación del rublo y el real frente al dólar de Estados Unidos y el euro”.

Por lo que corresponde a los mercados emisores tradicionales de las economías avanzadas, la demanda de Estados Unidos, Francia, Suecia y España “sigue siendo fuerte, pero es más débil en Alemania, el Reino Unido, Italia y Canadá”.

Este es el panorama y, usted, decide a dónde viaja.