El Papa llegó a la ONU para su histórico discurso ante la Asamblea General

REUTERS/Tony Gentile
REUTERS/Tony Gentile

El papa Francisco inició su visita a la sede de la ONU en Nueva York, donde agradeció todo lo que han realizado por su visita.

“Les pediría que les den un saludo también a los miembros de sus familias y a los colegas que no pudieron estar con nosotros por la lotería”, dijo en referencia al sorteo que se realizó para que los ganadores asistieran al encuentro con Francisco. El comentario provocó las carcajadas de los presentes y un cálido aplauso inicial.

Luego pasó a resaltar que “la mayoría del trabajo que se hace aquí no genera noticias”, alabando las tareas de quienes a diario “hacen posible las iniciativas de las Naciones Unidas, que son tan importantes para cumplir con las esperanzas y las expectativas de los pueblos”.

“Ustedes son expertos trabajadores, funcionarios, secretarias, intérpretes, traductores, cocineros, empleados de mantenimiento, personal de seguridad. Estén tranquilos que su trabajo contribuye al mejoramiento de la ONU”, les dijo Francisco.

También los definió como un “microcosmos” de la sociedad global, ya que “muchos han venido de países de todo el mundo”. En ese sentido les hizo un pedido muy importante: “Que se preocupen el uno del otro, que estén cerca el uno del otro, que se respeten uno al otro”.

En la visión de Francisco, los empleados deben constituir “una familia humana viviendo en armonía, trabajando no solo por la paz sino en paz, no solo para la justicia sino con espíritu de justicia”.

El Sumo Pontífice argentino fue recibido por el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, su esposa y un grupo de niños que le entregaron unas flores poco antes de las 08H30 locales (12H30 GMT).

En este sentido, Ban Ki-moon dio la bienvenida al Papa Francisco y expresó que “sin importar la fe, obtenemos inspiración de su humildad”.

Con información de Infobae