Refugiados de Pdvsa Intevep en peligro por colapso de sede

Pdvsa-Intevep1

Unos 66 niños están expuestos al desbordamiento de la red de cloacas en la planta baja de la sede donde viven desde el año 2010.

Diario La Región

34 familias con 66 niños están en peligro de contaminación por el colapso de la red de cloacas del refugio de Pdvsa- Intevep en la Zona Industrial de El Tambor desde hace al menos una semana.

“Tenemos casi cinco años aquí, solo meten más familias y no nos dan respuesta de a dónde iremos”, dijo una de las mujeres refugiada del centro que por temor a represalias no aportó su identidad.

En la planta baja del refugio, que era propiedad de la estatal petrolera PDVSA Intevep, ahora a cargo de Corpomiranda, viven seis familias con ocho niños. “Los baños colapsaron las cloacas y los desechos fecales brotan de los inodoros, esto es inhumano”, dijo el grupo de al menos 20 mujeres que no solo habitan en la planta baja sino en el refugio entero.

Los primeros en llegar a este refugio en el año 2010 fueron unas 320 familias de Nueva Tacagua y otras de varios sectores de Caracas. De este número aún quedan 6 familias pero otros 24 llegaron hace tres meses y ven con “desespero que correrán la misma suerte que el resto de los refugiados“.

Las familias que tienen tres meses en este refugio venían de los galpones Lanex, de donde fueron desalojados para construir un depósito de abastos Bicentenario.

Ahora los grupos están bajo el resguardo de Corpomiranda pero señalan que el que era coordinador del centro, Luis Nieves, no ha visitado desde hace semanas el lugar y ahora se sienten “a la buena de Dios porque vinieron dos semanas y no aparecieron más”, dijo.

Las condiciones del edificio cada vez se deterioran más; las filtraciones cubren todas las paredes y ya han deshabilitado baños y varios espacios del edificio.” No es un lugar apto para la vida de nadie y ya la mayoría tenemos cinco años en este lugar que se supone es un albergue temporal”, declararon algunos de los protestantes que prefirieron mantener su identidad bajo el anonimato. Dentro de la sede viven más de 200 personas, 66 de ellos menores de edad que están en riesgo de contaminación y enfermedades al estar en contacto con aguas negras.

Continuar leyendo en: Diariolaregion.net