Sarkozy excluyó a una de sus ex ministras de próximas elecciones por polémica racista

En esta imagen del 9 de mayo de 2012, la ministro francesa de aprendizaje y formación profesional, Nadine Morano, sonríe después de la reunión de gabinete del presidente Nicolas Sarkozy en el Palacio Eliseo de París. El partido del ex mandatario Sarkozy, excluyó a una de sus más prominentes de contender en las elecciones regionales de diciembre, luego de que Morano dijera que "Francia es un país de la raza blanca", provocando polémica más allá del partido.   (Foto AP/Jacques Brinon, archivo)
En esta imagen del 9 de mayo de 2012, la ministro francesa de aprendizaje y formación profesional, Nadine Morano, sonríe después de la reunión de gabinete del presidente Nicolas Sarkozy en el Palacio Eliseo de París. El partido del ex mandatario Sarkozy, excluyó a una de sus más prominentes de contender en las elecciones regionales de diciembre, luego de que Morano dijera que “Francia es un país de la raza blanca”, provocando polémica más allá del partido.
(Foto AP/Jacques Brinon, archivo)

El partido conservador del expresidente francés Nicolas Sarkozy excluyó el miércoles a una de sus más prominentes figuras de las elecciones regionales de diciembre entrante, luego que declaró que Francia es “un país de raza blanca”, una aseveración que provocó un escándalo que se extendió más allá del partido.

Por ELAINE GANLEY/Associated Press

Nadine Morano, ministro de entrenamiento profesional durante el gobierno de Sarkozy, fue dejada fuera de las votaciones de manera unánime por la comisión de investidura en el este de Francia por parte de Los Republicanos, como se le conoce actualmente al partido UMPS tras un reciente cambio de nombre.

Sarkozy había confiado en Morano para alargar el alcance del partido a la extrema derecha. Pero su declaración el pasado 26 de septiembre en un popular programa de entrevista, repetida en varias ocasiones, provocó indignación, al menos por no reconocer a la población francesa remota en lugares como Guadalupe. Sus declaraciones también le quitaron nacionalidad a millones de ciudadanos que provienen de la región árabe, el norte de África y la África sub-sahariana.

“Francia es un país de la raza blanca en el que damos la bienvenida a los extranjeros”, dijo al expresar su preocupación de que el creciente flujo migratorio pudiera cambiar eso.

Morano señaló que su declaración fue sacada de contexto y la justificó al asegurar que sólo citaba al general Charles de Gaulle, un héroe nacional de Francia. Sin embargo, los expertos recalcan que de Gaulle nunca realizó una declaración de ese tipo, al menos no de manera pública.

La indignación colocó en una posición complicada a Sarkozy. Le pidió a su discípula política que expresara su remordimiento, pero ella se negó, por lo que fue imposible rescatarla. Sus detractores señalan que debió ser expulsada del partido por completo, e insinuaron que buscaba beneficiarse de la creciente popularidad de la extrema derecha en el país, especialmente del partido Frente Nacional.

Morano asistió el miércoles a la sesión del Parlamento Europeo, donde es representante, pero no se presentó en la reunión en donde se acordó excluirla de las elecciones.