¿Chupón? Ayuda para evitar la muerte súbita de un bebé

fotonoticia_20150312094528_800

El uso del chupete para dormir ejerce como factor protector frente a la muerte súbita del lactante (SMSL), que afecta a uno de cada mil bebés en nuestro país, con una media de cien muertes al año, y supone la primera causa de muerte del periodo postnatal, comprendido entre el primer mes y el año de vida.

EFE

Es la principal conclusión del trabajo la ‘Asociación del uso del chupete en la prevención de la muerte súbita del lactante’ que, realizado por el residente de matrona en el Hospital General ‘La Mancha Centro’ de Alcázar (Ciudad Real) Sergio J. Amores, junto a las enfermeras María Victoria y María Ángeles Martínez, ha sido premiado en el último Congreso de Investigación del Sindicato de Enfermería SATSE, celebrado en Albacete, explica una nota de prensa.

El objetivo del grupo investigador era realizar una revisión sistemática para determinar si el uso del chupete durante el sueño se considera un factor protector en la muerte súbita del lactante.

Para ello rastrearon numerosas bases de datos (Cochrane, Pubmed, Cuiden, Cuidatge y Enfispo), en las que obtuvieron resultados en dieciocho artículos, de los que finalmente siete fueron seleccionados y analizados.

Recientemente, se ha recomendado el uso del chupete como factor protector frente al SMSL por quedar demostrado que aumenta los microdespertares, favorece que la lengua se mantenga en posición anterior, aumenta levemente los niveles de dióxido de carbono y el tono muscular de la vía aérea.

Asimismo, incrementa la producción de IgA, por la succión no nutritiva, y su presencia en la boca impide la obstrucción total de la boca y nariz sobre el colchón.

Pese a que el uso del chupete se puede relacionar con la disminución de duración de la lactancia materna, maloclusión dentaria e incidencia de algunas infecciones, podría ser razonable no desaconsejarlo o incluso alentar su uso en determinados momentos (como al ir a dormir durante los primeros meses de vida) una vez esté instaurada la lactancia materna.

Según los autores del trabajo, en la mayor parte de la bibliografía revisada se concluye que el uso del chupete para dormir ejerce un factor protector frente a la muerte súbita del lactante, no conociéndose muy bien su mecanismo de acción.

El síndrome del SMSL se define como la muerte súbita de un niño menor de un año de edad sin que exista una explicación después de una investigación minuciosa del caso, incluyendo la realización de una autopsia completa, el examen de la escena del fallecimiento y la revisión de la historia clínica.

Además del uso del chupete, se recomienda que los niños duerman en posición supina (boca arriba) o lateral durante el sueño, ya que la probabilidad de padecer una muerte súbita durmiendo en decúbito prono (boca abajo) es de 3,5 y 9,3 veces superior que durmiendo en cualquier otra postura.

Asimismo, se deben quitar las almohadas y cojines gordos o colchas gruesas de la cuna donde se acuesta, porque podrían ahogar al lactante, como quedar descubierta la cabeza del bebe, pues los estudios demuestran que entre un 16 y 22 por ciento de los niños víctimas de la muerte súbita tienen su cabeza cubierta.

Además de incrementarse el riesgo de SMSL en 4,09 veces si la madre fuma durante el embarazo o el primer año de vida del bebé, se recomienda ofrecer el chupete al niño antes de dormirse y no forzarlo si no lo quiere, como también no mojarlo en ninguna sustancia dulce.