MUD y Psuv pelearán por 84 curules el 6-D

AVN
AVN

El control de la Asamblea Nacional (AN) se consigue con al menos 84 curules, una mayoría simple, que permitirá al ganador aprobar las presidencia de las comisiones, la directiva del Parlamento, interpelar ministros y llamar a referendos populares de materias especiales de trascendencia nacional, reseñó Panorama.

Por Thiany Rodríguez

Además de eso, quien se alce con ese número de parlamentarios podrá, según la Constitución de la República y el Reglamento Interior y de Debates de la AN, aprobar el programa legislativo anual que contendrá la lista de los proyectos de ley que serán discutidos durante el período 2016-2020.

Otras decisiones que se pueden tomar con la mayoría simple ( 50+1) presente en sesión es la de autorizar la salida del Presidente de la República del territorio nacional y autorizar ante el Tribunal Supremo de Justicia la detención y enjuiciamiento de los Diputados que se presuma cometan delitos.

El juego estará trancado para ambas toldas cuando tengan que enfrentarse a escenarios más complejos. El politólogo Nicmer Evans afirma que la pelea central se ubica en 84 curules, un piso clave, pero recuerda que la Carta Magna establece la mayoría calificada para debates relacionados con aprobación de créditos adicionales y leyes orgánicas.
Por ejemplo, si el chavismo quisiera solicitar una nueva Habilitante para el presidente Nicolás Maduro se tendría que buscar 100 votos, ya con 84 les faltarían convencer a 16 más.
“En esta contienda se están disputando la mayoría simple y quien la obtenga podría hacer mucho. Sin embargo, las tres quintas partes de la AN (3/5) o las dos segundas partes (2/3) son las que se cuentan para lo relacionado con leyes orgánicas, habilitantes, cambio de magistrados, integrantes del CNE, entre otras”, acota Evans.

“La oposición está aspirando a unos 100 escaños, pero para ganar tiene que alcanzar votos en 43 circunscripciones asociadas al corredor electoral en las que nunca han sido favorecidos, el chavismo también debe pelear en esta elección, no es fácil para ninguno”.
“El bloque que logre la mayoría simple tendrá que prepararse para entender que no es determinante porque para otras decisiones se van a requerir hasta de los votos de 100 diputados, en ese caso o se paralizan las decisiones en el Parlamento o se apuesta al diálogo, a la política”, agregó Evans.

El escenario “luce cuesta arriba” tanto para el Psuv como la MUD, a dos meses de las elecciones, señala el analista político Jesús Castillo Molleda. Y es que la oposición, por un lado, debe convencer a chavistas y los revolucionario hablarle a los electores en un contexto económico en crisis.

Y eso lo tienen claro los dos principales bandos políticos del país (MUD- Psuv). El propio presidente de la República, Nicolás Maduro, ha dicho en los últimos días que la situación “es compleja” para ambos polos, pero que “la revolución va a tener una buena victoria y Venezuela va a tener un diciembre para celebrar unas navidades en paz”.

Mientras que voceros de la Unidad afirman partir con un promedio en las encuestas. Sin embargo, el líder opositor Henrique Capriles ha expresado que “si la gente vota, ganan”.

Castillo Molleda explicó que lograr la victoria en zonas difíciles es un desafío para la MUD y el Psuv. Dijo que observa a los “rojos rojitos” con “complicaciones en Anzoátegui”. También comenta que los candidatos oficialistas deben ponerse las pilas en “Mérida, Trujillo, Guárico, Nueva Esparta y Táchira”. Y que la Unidad necesita ganar en todos Los Llanos, sobre todo, “en Guárico, Portuguesa, Cojedes y Yaracuy”.

Pero en opinión del economista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, la mayoría calificada en un término de las 3/4 partes de la AN es un número óptimo para el control del Parlamento, aunque aclara que “un triunfo simple es un elemento clave para los competidores en la carrera del 6-D”.

“Si el Gobierno gana la mayoría simple se protege de la oposición, pero si es al revés la MUD podría usar las técnicas que este año aplicó el Psuv que con una mayoría simple tomó decisiones que requerían una mayoría calificada de manera arbitraria”, indicó León.

“Claro está que las instituciones están bajo la protección del Gobierno, pero la oposición con una mayoría simple podría plantear un conflicto con el TSJ y la Fiscalía (…) Así que una derrota simple para el Gobierno sería terrible y si la oposición obtuviera más que esos 84 curules puede caer en el riesgo de divisiones, radicales querían apostar a buscar ‘la salida’ porque tienen más votos, estrategia errónea”, advirtió León.

Foto: Asamblea Nacional
Foto: Asamblea Nacional