Políticas erradas condenan a venezolanos a un racionamiento eléctrico permanente

Foto Aachivo
Foto Aachivo

Las políticas erradas en materia eléctrica que ha venido implementando el Gobierno nacional en los últimos años, condenan a los venezolanos a vivir en un racionamiento del vital servicio, lo que además genera una desmejora en la calidad de vida del ciudadano, reseñó El Impulso.

Por Juan Carlos Salas

Así lo manifestó el ingeniero especialista, Miguel Lara, quien afirmó que la realidad del sistema eléctrico en nuestro país es de pronóstico reservado, ya que ningún área funciona de manera adecuada.

“Lo que tenemos en el país es un problema estructural que se viene generando por políticas que ha implantado el Gobierno Nacional en el área eléctrica, que la han llevado a ser deficitaria en todos sus aspectos, en generación, en transmisión, en distribución y en comercialización”, precisó.

Apunta que los reiterados racionamientos se derivan, mayormente, por debilidades en la generación de las distintas plantas, que no se encuentran trabajando a su máxima capacidad operativa.

Precisa que en nuestro país no están ocurriendo apagones, ya que los mismos “son eventos que se registran cuando hay una falla, una contingencia, y una vez solventados a la gente le llega la luz; ese es un problema coyuntural, transitorio”.

Sobre la capacidad de generación instalada, el ingeniero explicó que hace poco más de 15 años Venezuela contaba, para suplir la demanda, con cerca de 20 mil megavatios, sin embargo, en la actualidad existe mucha más generación y no es suficiente.

“Hoy tenemos en el orden de 34.400 megavatios, si le sumamos 9 mil megavatios más tenemos casi el doble de hace 15 años. Entonces, ¿por qué tenemos cortes?”, se preguntó.

En este sentido, aseguró que de los 15 mil megavatios instalados en distintos estados del país, solo están funcionando dos mil y el Gobierno nacional no da ninguna explicación al respecto.

“A pesar de que sube la capacidad instalada, especialmente a partir del 2009 en adelante, apenas lo ha hecho de 15 mil a 17 mil megavatios – 2.000 megavatios -, o lo que es lo mismo, hemos instalado 15 mil megavatios y apenas funcionan 2 mil más y no alcanzan para suplir”, expresando, además, que desde el año 2006 se acabó la holgura de reserva que existió en Venezuela durante 50 años.

Revolución energética

Por otra parte, el especialista expresó que Hugo Chávez inició un plan denominado “revolución energética”, pero a su juicio la misma fue una “revolución de pañitos de agua tibia”.

“El presidente Hugo Chávez empezó a comprar los bombillos fluorescentes, que bajaron la demanda; pero eso se quema, eso no dura, los bombillos no son soluciones permanentes. Comenzó la compra de ‘planticas’ por recomendación del gobierno de Cuba, pero las obras grandes que se necesitaban, los planes urgentes, se quedaban en nada, se iban atrasando o no se hacían”, se lamentó.

Indica que desde el 2009 estalló la crisis, el déficit se acentuó y se adoptó el primer decreto de crisis eléctrica, y, desde ese momento, lejos de corregir el problema, la nación se encuentra con la precariedad estructural en cuestión, destacando que aun cuando se instalaron 11 mil megavatios más, las condiciones divergentes no resolverán el racionamiento por falta de capacidad. Con respecto a la planta de generación de El Guri, Lara precisa que la sequía en los últimos años ha sido bastante fuerte y por ese motivo los niveles del embalse también han descendido drásticamente, lo que también genera problemas en el sistema eléctrico.

“En el comportamiento histórico, hay una época seca cuando desciende la cota y una época de lluvias cuando se recupera. El nivel más bajo fue en el 2003 y no se racionó porque ese sistema que había antes permitía que la población no supiera de la crisis en el embalse. Sin embargo, el año pasado hubo la hidrología más desfavorable que ha ocurrido. Entonces, hoy estamos en un punto que es el más bajo valor de recuperación en cualquier momento del mes de octubre, en la primera semana. El embalse se encuentra en condiciones que indican que hay que preservarlo y la única forma en ese parque térmico que no opera es aplicándole cortes a los usuarios”, por lo cual esa situación de racionamiento se va a acentuar para poder preservar el reservorio de agua.
Asimismo denunció que Planta Centro tiene más de un mes paralizada.

“Las máquinas están, prácticamente, paradas. Para citar una especificidad, alertamos que la unidad 5 del complejo tiene más de 17 años detenida, a pesar de que se ha contado con todos los recursos presupuestarios. Otro ejemplo negativo: la unidad 2 de Planta Centro tiene, por su parte, más de 6 años inactiva”, dijo.

Hizo un llamado al Gobierno nacional para que deje de burlarse de los usuarios y de una vez por todas aplique políticas públicas óptimas que permitan a los venezolanos disfrutar de un servicio eléctrico sin interrupciones.
“Nosotros los usuarios lo que queremos es pagar algo eficiente, que no nos corten la luz. No puede ser que el venezolano esté cancelando sus recibos solo para que le quiten la electricidad”.