Sunagro comenzará a cobrar gestión y emisión de guías de movilización

FOTO REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
FOTO REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Todas las empresas que transporten, comercialicen, distribuyan o movilicen alimentos deberán pagar a la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro), una Unidad Tributaria (UT) por la emisión de la guía que autoriza la distribución del producto alimentario, según lo reseña elmundo.com.ve / Gleixys Pastrán C

Esto significa que por cada carga de alimentos las empresas deberán cancelar Bs. 150 a la Sunagro. Pablo Baraybar, presidente de la Cámara Venezolana de la Industria Alimentaria (Cavidea), alertó que solo entre las industrias grandes de alimentos se emiten alrededor de 400.000 permisos al mes; es decir, que el pago al Estado por este nuevo impuesto asciende a Bs. 60.000.000 mensuales.

“Las empresas de alimentos tramitan alrededor de 400.000 Guías Únicas de Movilización al mes, y eso representa un costo de más de Bs. 60.000.000, al valor actual de la Unidad Tributaria. Consideramos que esta medida impacta la ya precaria situación financiera de todos aquellos rubros, cuyos precios se encuentran regulados y que, pese a la inflación, no han tenido ajustes en los últimos meses”, dijo Baraybar.

Esta nueva tasa impositiva a la industria de alimentos impacta sobre los precios finales de los productos y, a su vez, a la capacidad de pago de los consumidores.

Baraybar, a través de una nota de prensa, explicó que, globalmente, tomando en consideración el número de guías que se tramitan en la actualidad, “el cumplimiento de la disposición impuesta por Sunagro equivaldría a un costo anual de Bs. 720 millones aproximadamente, e impactaría de manera directa en el costo de producción de los alimentos básicos”.

Las empresas afiliadas a Cavidea solicitan una reunión de urgencia con las autoridades de la Sunagro para revisar, además, el contenido de esa decisión, y “explicarle en detalle los impactos que esta medida generaría sobre los costos de producción y distribución de los alimentos básicos en el país”.

En el comunicado la Sunagro especifica que la medida ya está en vigencia y aplica para todas las pequeñas, medianas y grandes industrias de alimentos, excepto para las los entes y órganos del Poder Público Nacional, estadal, municipal y demás formas de la organización político territorial.

La empresa privada que no cancele el permiso incurrirá en varios tipos de infracciones.

Multas hasta de 1.000 UT

Las exigencias de la Sunagro son iguales para empresas de distinto tamaño y naturaleza. Independientemente de si es pequeña o una gran industria, todas deberán cancelar el mismo impuesto. Y la que no pueda pagar incurrirá en varios tipos de infracciones estipuladas en la Ley del Sistema Nacional Integral Agroalimentario.

La Sunagro ideó diferentes niveles de infracciones que van de leves a graves, y las multas oscilan entre 100 y 1.000 Unidades Tributarias, dependiendo del nivel de la falta o la omisión.

Para aquellas empresas que ejerzan actividades relacionadas con alimentos y no tengan las debidas autorizaciones, o que trasladen productos agroalimentarios sin las respectivas guías la sanción será de hasta 1.000 UT.

La norma que rige las multas está vigente desde el 13 de noviembre de 2014, cuando la Sunagro normó la distribución de alimentos a través de la mencionada Ley del Sistema Nacional Integral Agroalimentario.

Desde entonces, la Sunagro habría alertado a la industria sobre las tasas impositivas para el transporte y movilización de alimentos. Sin embargo, es hasta ahora que las empresas agrupadas en Cavidea hacen referencia pública sobre el cobro de las emisiones de permisos por parte de la Sunagro.

El presidente de Cavidea, Pablo Baraybar, señaló a través de un comunicado de prensa enviado ayer en la tarde que, en ningún caso se justifica el pago de una tasa por un servicio que no se requiere para el proceso de fabricación y comercialización de productos alimenticios.

Cavidea considera que el monto de la tasa resulta “excesivo”, si se toma en consideración el volumen de guías tramitadas diariamente por la industria.

En la nota de prensa, Baraybar advirtió que las unidades productivas ya están incurriendo en los costos asociados a la contratación del personal que realiza estos trámites en cada una de las instalaciones.

Pago por taquilla

Aunque el sistema de la emisión de guías de movilización es automatizado, el pago deberá ser por taquilla del Banco Venezuela. La Sunagro en el comunicado detalla la cuenta y la forma en la que debe ser cancelado el impuesto.

Dependiendo del tipo de servicio, la Sunagro cobrará una UT o 10 UT: por concepto de inscripción en el Sistema Integrado de Control Agroalimentario (Sica) y Constatación de Condiciones y Operaciones e Inducción, el costo es de 10 UT.

“La empresa deberá acreditar el pago correspondiente en bolívares equivalentes a la tasa expresada en unidades tributarias conforme a la Ley, el cual deberá hacerse dentro de los tres (03) días hábiles siguientes a la solicitud del trámite que requiera”, en caso de que el concepto sea por emisión de la guía Sica.

Y en el caso de inscripción en el sistema, la empresa deberá acreditar el pago correspondiente como fechas de corte los días 15 y 30 de cada mes, “dicho pago deberá ser efectuado dentro de los tres (03) días hábiles siguientes a cada una de las fechas antes mencionadas”, señala el escrito oficial.

La Sunagro hace un llamado a las empresas de alimentos a que cancelen el impuesto para obtener las guías de transporte. La entidad financiera es el Banco de Venezuela, la Cuenta Recaudadora Nº 0102-0762-21-00-00020527, a nombre de la de propia Superintendencia.