España aprobó un presupuesto “optimista” para 2016 a dos meses de las elecciones generales

EFE
EFE

España aprobó este martes su proyecto de presupuestos de 2016, considerado optimista por Bruselas y los economistas, a dos meses de las elecciones generales, en las que el jefe del gobierno, Mariano Rajoy, busca una difícil reelección en un país que sale de la crisis.

AFP

El presupuesto, que contempla un total de 315.000 millones de euros, fue aprobado definitivamente en la tarde de este martes por el Congreso español, donde el gobernante Partido Popular (PP) contaba con mayoría absoluta.

“Son unos presupuestos que le están devolviendo a la sociedad el esfuerzo que realmente ha hecho” en los cinco años de recesión o de estancamiento económico, había afirmado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en agosto, tras la presentación de estas cuentas.

No hay recortes claros a la vista en los ámbitos de sanidad, educación o investigación como en años anteriores. 

Al contrario, el gobierno conservador ha previsto aumentos de presupuestos en estos sectores, así como en los fondos destinados a las regiones. También ha previsto aumentar las pensiones un 0,25%, un 1% el salario de los funcionarios y restablecer las pagas extraordinarias congeladas desde 2010.

Madrid asegura que estos gastos suplementarios no le impedirán cumplir sus objetivos de déficit público en 2015 y 2016, gracias un crecimiento sólido.

Para Pedro Aznar, profesor en la escuela de comercio catalana Esade, se está lejos de poder cantar victoria. “El Gobierno es más optimista que el consenso general”, subrayó.

Rajoy no deja de destacar que tras haber vuelto a crecer en 2014, España debería ver su Producto Interior Bruto (PIB) dispararse un 3,3% en 2015 y un 3% en 2016.

Pero, la economía española, apoyada en buena parte por variables, especialmente internacionales, favorables pero frágiles -exportaciones, bajos tipos de interés y ausencia de inflación, precios del petróleo razonables- podría tener que afrontar vientos contrarios en los próximos meses, advierte Aznar.

Vendrían principalmente de China, donde la economía se ralentiza, arrastrando a países emergentes como Brasil, donde las empresas españolas como Telefónica o el Banco Santander, están bien implantadas. “Hay una clara desaceleración y no está claro cuál es el efecto de esta desaceleración en la economía mundial”, constata el economista.

Los déficits de la seguridad social y de las regiones, que gestionan directamente importantes presupuestos en España, también podrían desviarse más de lo previsto, mientras que la bajada de impuestos decidida tras las subidas tiene un carácter “más electoral que económico”, advierte.