Círculos Bolivarianos descartan guerra económica: No vemos ni un solo estadounidense en los mercados

0e3e1fa6-6e0f-4f7e-8679-17306df5dfe5-620x410

“Nos afecta a todos por igual”. José Camargo, secretario de organización y formación política de los Círculos Bolivarianos de Venezuela y miembro de la Red de Inteligencia Social, afirma con vehemencia que la ausencia de productos básicos en abastos, mercados y tiendas, es una realidad que no discrimina.

Camargo ofreció una entrevista en la cual se refirió a la labor contralora para acabar con las mafias del bachaqueo, incluyendo a funcionarios policiales y militares corruptos.

—¿Cuál es el rol que usted y los círculos bolivarianos cumplen en la contraloría de la venta de los productos regulados?
—Tenemos que velar por el resguardo de la soberanía alimenticia, la seguridad del ciudadano y hacer que todo vaya poco a poco a la normalidad. Somos contralores sociales y defensores, no solamente del pueblo chavista, sino de todos, porque esto es una problemática de todos los venezolanos. No tenemos que politizar este problema; cuando compramos en un abasto o supermercado no nos preguntan por nuestra tendencia política. Incluso gracias a muchas personas de la oposición hemos identificado a especuladores. Hay miembros de los consejos comunales que forman parte de sectores opositores, quienes se han acercado al Psuv para denunciar. Eso debe ser así.

—Pero en las redes de alimentos de Mercal hay fuga de productos regulados, que luego son revendidos, ¿tiene información sobre esto?
—Hay muchas personas que van a Mercal y a Pdval, y la falta de conciencia, de entendimiento, hace que esa misma bolsa de comida que compra en 1.120 bolívares y que trae dos kilos de leche, cuatro kilos de arroz, cuatro kilos de azúcar, cuatro litros de aceite, dos pollos, dos carnes, café; se la lleva al bodeguero de la esquina, en sectores como El Mamón, El Marite, Las Trinitarias, en La Lechuga, las poblaciones y las barriadas más humildes, y este con toda la viveza y manipulación se la compra en 5.000 o hasta 6.000 bolívares. Cuando vas a comprar ese mismo producto en Las Playitas, en Los Plataneros, ya ese kilo de leche que vale Bs. 87 está costando 900.

—¿Qué acciones están tomando ustedes como Red de Inteligencia Social para ayudar al Gobierno a atacar la especulación?
—No puede ser que una compota cueste 7 bolívares, te la revendan en Bs. 80; esa es la especulación que nosotros debemos atacar. Le pido al público que no es consecuente con los lineamientos de la revolución, que dejen por un momento la política porque la comida es de todos los venezolanos; la luz se nos va a todos, la inseguridad nos afecta a todos. Esta no es la Venezuela que queremos, debemos tomar conciencia y trabajar en conjunto. Comerciante que esté revendiendo será sancionado desde multas con unidades tributarias hasta el cierre del establecimiento por uno y tres meses.

—¿Cuáles son las propuestas que desde los Círculos Bolivarianos se les hace al Ejecutivo para afrentar la situación económica del país?
—Yo no les voy a hablar de una guerra económica, ni del imperialismo; porque no he visto todavía al primer norteamericano metido en el barrio Bolívar ni en el barrio Las Trinitarias o en Santa Lucía, comprando tomates y cebolla o un kilo de harina precocida. Aquí es el pueblo el que está acabando con el pueblo. Hay que darle conciencia a la gente, abordarlos independientemente de su tolda política. Vamos a esforzarnos para que nosotros como contralores sociales podamos resguardar y velar por nuestra seguridad alimentaria.

—En septiembre la OLP tomó los mercados Las Playitas y las Pulgas, y decomisó 30 toneladas de alimentos y medicamentos regulados, ¿por qué no se ha repetido esa acción?
-En reuniones con el intendente de Maracaibo, Enrique Parra, y en próximas reuniones que tendremos con el secretario de Seguridad Ciudadana, Biaggio Parisi. Vamos a volver a abordar el tema de Las Playitas, Los Plataneros y Curva de Molina, pero ahora con otra percepción, porque el problema no se resuelve con un pañito de agua tibia. No es llegar, abordar, estar tres días allí e irse, y al cuarto día vuelve el mismo desastre. Se comisionará un equipo de consejos comunales, contralorías, Derechos Humanos, para que estén investigando sobre eso. Pongo a disposición mi número 0414-1659121 para denunciar.

Vía Versión Final.