Ángel Prato: Saboteadores de la paz en Venezuela

 

 

Las conductas de los presidentes Nicolás Maduro y Diosdado Cabello son arbitrarias y ruinosas a la libertad, opresivas e inconforme con los principios fundamentales de un gobierno que se considera libre y democrático.

La Constitución venezolana consagra de una manera plena la libertad de pensamiento, expresada de palabra o por medio de la prensa; ésta, sin restricción alguna. La circunstancia de que esa tendencia del derecho escrito haya sido interrumpida por este dúo de dictatoriales y autoritaritas, usurpando la división de poderes que era la frontera entre un sistema de libertades y otro que no lo fuera.

Venezolanos, el primer equilibrio empieza ahí porque no podría el ciudadano tener garantías si, de alguna manera, unos poderes no frenaran a los otros. Lo importante es recuperar a Venezuela de ciudadanos libres para que ningún poder vuelva a tener la posibilidad de disponer de modo absoluto de la suerte y el destino del orden social.

La mejor manera de frenar el poder ilimitado es en otro poder que lo contenga. Sin la división de poderes no se puede tener lugar la elaboración de la doctrina de los derechos del hombre y del ciudadano.

A Venezuela le urge un movimiento de renovación de principios y valoración de la vida en términos fundamentales, por las agresiones  que el régimen socialista  está  haciendo de los derechos humanos. Es decir, el socialismo de estos dos picaros han dado lugar a una percepción muy aguda y sensible en torno a esta materia. No podría ser que un hecho tan importante como la protección de la vida humana quedara exclusivamente subordinado al marco del  Estado Socialista Nacional, sin que los conceptos universales de humanidad y justicia queden fuera de toda protección.

En Venezuela, los Derechos Humanos (DDHH) han sido afectados considerablemente en todos los aspectos por un gobierno opresivo, a saber:

En la  de libertad de prensa y expresión: sacaron de circulación a los medios impresos y electrónicos, y a su vez, compraron con el dinero del Estado; canales de Noticias y emisoras de radios  independientes. Formalmente éste gobierno socialista limita la libertad de comunicación. Es conveniente recordar que la libertad de la prensa es primordial. Es probable que la mayoría de nosotros sienta que no podríamos ser libres sin una prensa abierta a toda opinión y esa es la verdadera razón por la cual queremos que los Medios de Comunicación Social sean verdaderamente libres.

En  la guerra espiritual: hay una batalla constante entre las fuerzas del bien y del mal, entre Dios y Satanás, entre la justicia y la injusticia, entre la moralidad y la inmoralidad. Queremos un Estado permanente de paz y justicia, creyentes en Jesucristo. El pasado 12 de octubre de 2015 les fue negado a muchas iglesias cristianas evangélicas unidas marchar por Jesucristo en el municipio libertador de Caracas. El permiso fue negado por el alcalde Jorge Rodríguez, dirigente muy importante del PSUV y ex presidente del CNE.

En la libertad electoral: el Concejo Nacional Electoral es un poder independiente que está infiltrado en su totalidad por las filas de altos militantes del PSUV y que a su vez  les permiten a la MUD alguito de gobierno propio, para hacer ver que son transparentes y honestos, pero dichos gobiernitos de la MUD son lo bastante débiles ante los ojos vigilantes de la dictadura del Palacio de Miraflores con la injerencia incluida del gobierno extranjero de Cuba.

En las necesidades básicas: las condiciones económicas bajan a la escala degenerativa y se deteriora el ingreso real por habitante, es revelador del retroceso y el empobrecimiento causado por el actual gobierno socialista. El reflejo que esto tiene sobre los derechos humanos es indiscutible. No hay gobierno exitoso cuando las desigualdades se acentúan y cuando las opciones del ciudadano disminuyen. Este es un hecho comprobado por la sociedad venezolana actual.

En la del miedo: seria amenaza a las más preciadas libertades civiles. El poder judicial no tiene en Venezuela la confiabilidad necesaria, y sin esto los obstáculos se multiplican en materia de defensa de los derechos humanos. El exilio y la emigración a estas alturas han crecido y se han solidificado. Las persecuciones en el país son tanto de orden político y cultural como religioso.

           A continuación una lista actualizada de los presos políticos en Venezuela:

Año 2003: Erasmo José Bolívar, Luis Henrique Molina Cerrada, Arube Pérez Salazar, Marco Javier Hurtado, y Héctor José Rovaín. (5 ciudadanos)

Año 2004: Juan Bautista Guevara Rodríguez, Iván Antonio Simonovis Aranguren, Otoniel José Guevara Pérez, y Rolando Jesús Guevara Pérez. (4 ciudadanos)

Año 2012: Cnel. José de Jesús Gámez Bustamante. (1 ciudadano)

Año 2013: Víctor Manuel García Hidalgo. (1 ciudadano)

Año 2014: Leopoldo Eduardo López Mendoza, My. ( R ) José Enrique Pérez Rosales, Dominic Clive Pitilal, Ander Joseph Battersby, Asim Luqman, Leslie Doisley, Charles Wade, Jules Joseph, Rafael José Durán, José Gregorio Socorro Montañez, Daniel Omar Ceballos Morales, José Luis Fernández Martín, Raúl Emilio Baduel, Alexander Antonio Tirado Lara, G/D Oswaldo Antonio Hernández Sánchez, Chamel Akl Khoury, Cap. ( R ) Juan Carlos Nieto Quintero, Ángel Betancourt, Ignacio Porras Fernández, Marcelo Eduardo Crovato Sarabia, Yeimi Varela, Rosmit Eliecer Mantilla Flores, Cap. (Av) Andrés Ramón Thomson Martínez, Cap. Nery Córdova Moreno, Andrés Gerardo León Gerezano, Cap. (Av) Laided Salazar de Zerpa, My. César Orta Santamaría, My. Víctor José Ascanio Castillo, Eduardo Enrique García Piña, Gerardo Ernesto Carrero Delgado, Nixon Alfonzo Leal Toro, Carlos Pérez, Ángel Armando Contreras Ravelo, Cnel. José Gregorio Delgado Vasquez, Renzo David Prieto Ramírez, Tnte. Cnel. Ruperto Chiquinquirá Sánchez Casares, Sgto. ( R ) Jimmy Torres Vargas, Ronny José Navarro Rodríguez, Vasco Manuel Da Costa Corales, Araminta Thais González Castillo, José Luis Santamaría, Efraín José Ortega Hurtado, Gral. ( R ) José Aquiles Vietri Vietri, Leonel Sánchez Camero, Skarlyn Duarte, Lorent Enrique Gómez Saleh, Gabriel Valles Sguerzi, María Elena Uzcátegui, Jhosman David Paredes Rolón, Juan Pablo Giraldo Ochoa, Inés Margarita González Árraga, Gregory Antonio Sanabria Tarazona, Ginette Hernández, Lessi José Marcano, Víctor Andrés Ugas Azócar, y Gilberto Sojo. (56 ciudadanos)

Año 2015: Carmen Alicia Gutiérrez Acevedo, Franklin Fermín Hernández Hernández, Juan Miguel de Sousa Borrajo, PTnte. Henry Javier Salazar Moncada, Ptnte. (R) Luis Hernando Lugo Calderón, Ptnte. Carlos José Esqueda Martínez, Ptnte. Ricardo José Antich Zapata, Jesús Enrique Salazar Moncada, Luis Rafael Colmenares Pacheco, Ptnte. Peter Alexander Moreno Guevara, Pedro Rafael Maury Bolívar, Antonio José Ledezma Díaz, Óscar Guillermo Pimentel Morey, Leswin José Pérez Vásquez, William Portillo Márquez, Elio José Blanco León, PTnte. (R) Eduardo José Figueroa Marchena, Andrea Susana González de León, Dany Gabriel Abreu Abreu, Betty Janette Grossi Sucre, Héctor Alejandro Zerpa González, Gral. Romer Joaquín Mena Nava, Gian Doménico Certo  Suárez, y Manuel Antonio Rosales Guerrero. (24 ciudadanos)

Si faltan más nombres a la lista de los presos políticos, enviar la información al correo electrónico:  lidereslibres@hotmail.com

En el orden moral: los derechos expresamente consagrados en la Constitución; luego, los derechos inherentes a la persona humana aunque no figure expresamente en la Constitución, en virtud del carácter enunciativo del Artículo 50 del texto constitucional –que se refiere a la libertad de tránsito. Y, en tercer lugar, se incluyen los derechos humanos consagrados en declaraciones de Organismos Internacionales y en pactos que ha suscrito la República Bolivariana de Venezuela y que por lo tanto, son parte de la legislación interna del país consistiendo en velar por el respeto de los derechos y garantías constitucionales.

Los derechos ciudadanos deben extenderse en lugar de restringirse. Igualmente, hay que recordar que, en Venezuela,  la Fiscal General de la República es la Ombudsman y NO el Defensor del Pueblo como tal. La misma es la encargada de la defensa no jurisdiccional de los Derechos Humanos. Actualmente las organizaciones no gubernamentales e independientes del gobierno socialista  en materia DDHH están haciendo un trabajo titánico.

El Estado de Derecho es el estado de los ciudadanos. Esto quiere decir que el ciudadano es el centro y no la periferia del orden político. Los derechos naturales son derechos históricos, nacen al inicio de la edad moderna junto con la concepción individualista de la sociedad, se convierten en uno de los indicadores principales del progreso histórico.

Actualmente en la República se desprecian los Derechos Humanos. Hay un desnivel, una desarmonía profunda, una inarticulación fundamental, entre el orden económico y el político.

Gritos de mujeres y hombres de Venezuela pidiendo soñar despiertos en un país libre, con una prensa libre e independiente previendo a la gente con la información que necesita para desempeñar un papel activo, en un gobierno que sea respetuoso del sistema mixto, de un equilibro  entre el Estado y las empresas privadas; grandes y pequeñas, y en la vida general de un país. Toda persona debe ser libre de expresar sus ideas y publicar sus críticas contra cualquier gobierno de cualquier color y raza.

La actual dictadura llego por la vía democrática, pero se convirtió en una antidemocrática, en un gobierno  socialista que a su vez es inconstitucional y tiene la  frecuencia de la persecución que sólo concluye con la muerte de un país.

En la vida social, cultural y política, la diversidad gusta más a los venezolanos que el socialismo.

La libertad hoy día es concebida bajo gobiernos realmente democráticos. La democracia significa un gobierno sujeto a condiciones democráticas a la igualdad de categoría para todos los ciudadanos. Cada venezolano debe tener oportunidad de influir en las decisiones colectivas, y la fuerza de su intervención, el grado de influencia que pueda ejercer, no debe ser determinada o limitada estructuralmente en forma que reflejen presuposiciones sobre su valía, su talento, su capacidad o la calidad de sus gustos o convicciones.

Para colocarse de nuevo a la vanguardia del cambio y se deje el saboteo a la paz en Venezuela, se debe dar el cumplimiento a la práctica de los mandatos del Consejo de Seguridad de la ONU, provistos de asistencia técnica electoral con el objetivo de garantizar unas elecciones libres y justas en estos momentos decisivos.

 

@angelprato

presidente  de Líderes Libres

Derechos Humanos y Democracia