Denuncian que estado de excepción en frontera limita el derecho a la alimentación de ureñenses

frontera colombo venezolana AFP

Líderes comunales del municipio Pedro María Ureña, a través de una carta abierta dirigida a las autoridades gubernamentales y militares, manifestaron que el estado de excepción decretado por el Gobierno nacional, si bien ha sido favorable en materia de seguridad, también “limita y restringe el derecho a la alimentación, trabajo, salud, al libre tránsito, a la comercialización e integración entre pueblos y por ende al desarrollo y progreso”. Así lo reseña lanacionweb.com / José G. Hernández

Gisela Machado, vocera de alimentación, y Ramiro Cañas, vocero de administración del consejo comunal del barrio El Cementerio, informaron que este documento denominado “Carta abierta al pueblo de Ureña y eje fronterizo”, el cual -aseguran- ha sido respaldado con la firma de más de 1.500 ureñenses, fue elaborado en vista de la problemática que principalmente en materia de abastecimiento de alimentos está padeciendo la población, en vista de las políticas implementadas para el traslado de rubros desde la capital del estado hasta la zona fronteriza.

Los voceros indicaron que hasta hace varias semanas, el consejo comunal del barrio El Cementerio gestionó con distribuidores de la capital del estado Táchira, el suministro de productos básicos como el arroz, el cual llegaba a precio razonable a diferentes comunidades de Ureña. Sin embargo, consideran que debido a medidas adoptadas en el marco del estado de excepción y otras veces por razones de carácter político, el abastecimiento de rubros de la cesta básica no está siendo manejado de la manera más correcta y lo más preocupante es que en esta población fronteriza hay escasez de dichos rubros.

“Queremos que se respete la idiosincrasia del hombre, mujer y niño de nuestra frontera. No queremos seguir siendo tratados como venezolanos de segunda”, señalan en el comunicado. Agrega: “es por esto que el poder popular y el pueblo organizado basándonos en los artículos 1 y 2 de la Ley Orgánica de los Consejos Comunales, nos sentimos llamados por el clamor del pueblo y habitantes en general a elevar una voz de protesta, en contra de las restricciones, detenciones y controles arbitrarios que afectan el desenvolvimiento normal del eje fronterizo, que recae con mayor fuerza en el ciudadano del común”.

No bastando con lo que acontece -añade-, los politiqueros que dicen enarbolar la bandera de la revolución, queriendo ganar prebendas partidistas con el trabajo que viene ejecutando el poder popular elegido por el pueblo en democracia, no hacen sino entorpecer el buen desenvolvimiento de los líderes comunales. Nos sentimos discriminados por el mismo gobernador, quien politiza el derecho a la soberanía alimentaria, así como también cada uno de los beneficios que envía el Gobierno nacional a nuestro municipio, como lo son salud, vivienda, transporte, deporte y servicios públicos en general.

En el escrito denuncian que en las vías de acceso hacia la frontera, a la altura del antiguo peaje de San Antonio, son ubicados controles del Ejército, “donde somos sometidos a una serie de requisas indignantes, igual a lo que sucedió en 2007 con las restricciones impuestas hasta la ´tercera barrera´, donde comerciantes, bodegueros y cualquier ciudadano que se dirigía con alimentos de la cesta básica al pueblo de San Antonio y Ureña, les eran violados los derechos establecidos en los artículos 5, 10, 21, 44, 50, 87, 88, 112, 116 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.