Volkswagen mantiene irregularidades y revela nuevos problemas en las emisiones de gases

Reuters
Reuters

Volkswagen, sacudida por el escándalo del engaño en las pruebas de emisiones de sus automóviles, reveló que una investigación interna halló nuevos problemas: “inconsistencias inexplicadas” en las emisiones de anhídrido carbónico en 800.000 vehículos.

AP

La compañía advirtió el martes que estudiaba los posibles “riesgos económicos en aproximadamente 2.000 millones de euros” debido al nuevo problema. No identificó los vehículos afectados pero dijo que la falla no comprometía la seguridad de los automotores de modo alguno.

En una declaración, VW dijo que se abocaba “a aclarar el nuevo curso de acción lo más rápidamente posible y asegurar la clasificación correcta de CO2 para los vehículos afectados” ante las autoridades responsables.

Poco antes, los precios de las acciones de Volkswagen bajaron después que los reguladores estadounidenses dijeron que el fabricante equipó más modelos de los que se suponía con un programa que permite falsear los resultados de las pruebas de emisiones.

Las acciones ordinarias de VW cayeron el 3% a 109,30 dólares al mediodía del martes en Europa.

Un escándalo por el engaño con las emisiones se profundizó el lunes cuando la Agencia de Protección Ambiental dijo que VW instaló esos programas en miles de automóviles Audi, Porsche y VW con motores diésel de seis cilindros que les permitía emitir menos contaminantes durante las pruebas de emisiones que en la calle. VW lo desmintió, pero enfrenta la perspectiva de más multas y pérdida de ventas.

Las anteriores revelaciones de engaños involucraban motores diésel de cuatro cilindros en automóviles más pequeños. VW se disculpó por esos modelos y contrató un bufete de abogados para investigar.

Las nuevas acusaciones son las primeras que involucran la prestigiosa marca Porsche, que había sido dirigida por Matthias Mueller antes de que pasara a ser el director general de toda la compañía. Mueller sucedió a Martin Winterkorn, que renunció debido al escándalo.

Volkswagen ha separado 6.700 millones de euros (7.400 millones de dólares) para cubrir los costos de retirar los automóviles para reparaciones. Los analistas calculan que las pérdidas para la empresa, incluso una caída potencial de ventas, podrían ser varias veces superior.