Cesta ticket socialista impide el fortalecimiento del salario real y del poder adquisitivo de trabajadores

 REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

 

El Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea) manifestó su desacuerdo con la “cesta ticket socialista” decretada por el presidente Nicolás Maduro en la Gaceta Oficial No. 40.773, por medio de un comunicado publicado en la página web de la organización no gubernamental.

La organización declara que esta bonificación alimenticia solo impide el fortalecimiento del salario real y del poder adquisitivo de los trabajadores venezolanos.

“En ese sentido, Venezuela regresa bruscamente a finales de la década de los ’80 del siglo pasado, época en que más de la mitad de la remuneración mínima al trabajo se pagaba a través de bonos y complementos carentes de incidencia en prestaciones sociales, aguinaldo, vacaciones, horas extras y otros conceptos de naturaleza salarial (…)”, explica el texto, razonando que este tipo de pagos no pueden ser capitalizados por los beneficiarios, lo cual reduce aún más la capacidad de ahorro de la población activa.

Este aparente crecimiento de los ingresos, pero que realmente no tienen una incidencia de peso en la dignificación del sueldo, se le conoce como desalarización.

Provea destaca los avances hechos para erradicar este fenómeno en el país, en su mayoría impulsados por la lucha sindical, de la cual formaron parte el presidente Maduro y varios funcionarios cercanos al Ejecutivo.

Según los cálculos realizados en el documento, para el 2015 se puede percibir un monto equivalente al 70% del salario mínimo vigente (Bs. 9.648,18). El mínimo para esta modalidad de pago se calcula en 1,5 unidades tributarias, que es igual a 225 bolívares por día. Como la cancelación del cesta ticket socialista puede llegar a 30 por mes (uno diario), el monto mensual promedio por este concepto sería de Bs. 6.750,00.

La ong insta al Ejecutivo a formular verdaderas políticas salariales que fortalezcan la calidad de vida de los trabajadores venezolanos, en vista de los crecientes factores de inflación y pobreza que intentan esconder por medio de la opacidad informativa.

 “Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley.

El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La ley establecerá la forma y el procedimiento”.

Artículo 91. Constitución de la República Bolivariana de Venezuela