Victoria de Macri significaría un giro radical en Sudamérica, especialmente en Venezuela

Foto EFE
Foto EFE

Diez años después de la cumbre de las Américas de 2005, en Mar del Plata, que supuso la ruptura con EEUU de los gobiernos de la izquierda latinoamericana, sobre todo Brasil, Argentina y Venezuela, las elecciones argentinas apuntan hacia un giro completo en los equilibrios regionales. El liberal Mauricio Macri, líder de la oposición y favorito para la segunda vuelta del 22 de noviembre, daría un vuelco de 180 grados a la política exterior de los Kirchner. Sobre todo con Venezuela, donde exige la liberación del opositor Leopoldo López.

La política exterior argentina, y con ella el equilibrio de poder sudamericano, va a cambiar en cualquier caso gane quien gane porque Daniel Scioli, el peronista apoyado por el kirchnerismo, tiene mejor relación con EEUU que Cristina Fernández de Kirchner y también ha prometido un acercamiento a la Unión Europea. Pero el giro con Macri será radical.

Mientras Scioli ha recibido el apoyo de líderes de la izquierda latinoamericana como Lula, Dilma Rousseff, Evo Morales o Rafael Correa, y ha evitado cualquier crítica al venezolano Nicolás Maduro, Macri va en otra línea bien diferente. “Nosotros vamos a tener una posición sensata con EEUU y también con Europa. Vamos a volver a las posiciones tradicionales de Argentina”, señala Fulvio Pompeo, portavoz de Macri en asuntos de política exterior.

La primera muestra de ese giro radical, en caso de que gane Macri, llegará con Venezuela, y en especial por el encarcelamiento de Leopoldo López, un asunto que divide a la región pero que no ha recibido aún una crítica formal de ningún gobierno latinoamericano.

Macri ha prometido que pedirá una reunión extraordinaria de Mercosur para pedir la aplicación de la cláusula democrática con Venezuela si no libera a López. Macri cuenta además con el apoyo de Sergio Massa, el peronista que logró el 21% de los votos de los argentinos en primera vuelta. “Argentina tiene que volver al mundo. Yo tengo un vínculo afectivo con Leopoldo López y Lilian Tintori [su esposa] y voy a luchar por ellos y para que Argentina no se convierta en otra Venezuela”, dijo Massa esta semana. “Nosotros tenemos una posición muy clara, creemos que Venezuela en este momento no es una democracia como las demás, Maduro está diciendo que los resultados electorales no importan, vamos a llevar el caso López para que se aplique la cláusula democrática aunque no queremos a Venezuela fuera de Mercosur”, asegura Pompeo.

Más información en El País.