Ramos Allup asegura que el gobierno no está preparado para la golpiza electoral del #6D

Foto prensa
Foto prensa

El candidato a diputado de la Asamblea Nacional por el circuito 3 del municipio Libertador, Henry Ramos Allup, señaló en una asamblea de vecinos realizada en La Candelaria, que los representantes del gobierno nacional no están listos para enfrentar los resultados de las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre.

Nota de Prensa

“Todos sabemos lo que se vive en la calle, y así lo reflejan las encuestas: un enorme descontento por la crisis y el rechazo al gobierno por ser su causante principal. Los derroches que veíamos en el pasado no se pueden reeditar ahora y eso tiene muy angustiado al oficialismo, que no está listo para recibir la golpiza electoral de las parlamentarias”, dijo.

Agregó que ante la realidad del rechazo al gobierno y sus candidatos, “están desesperados regalando miserias oficiales, creyendo que el pueblo sigue comiendo con regalos y promesas vacías, eso ya está en el pasado, los venezolanos hoy más que nunca están convencidos y saben que lo mejor es el cambio que se va a producir desde la Asamblea Nacional”.

El candidato de la Unidad explicó que no hay forma de detener la voluntad de los ciudadanos, obstinados de vivir con carencias, angustias, humillaciones, y que se expresarán a través del voto mayoritariamente a favor de la Mesa de Unidad Democrática y sus candidatos. “La victoria nuestra va a ser arrolladora, estremecedora”, comentó ante un auditorio pleno de vecinos interesados en obtener información sobre el proceso e integrados a la participación del mismo.

Precisamente señaló que una de las preguntas expresadas, no sólo en esta asamblea de ciudadanos, sino en diversos recorridos y conversatorios, ha sido la de saber si habrá elecciones o no. “Esa puede ser una inquietud válida, pero hasta ahora no hay nada que nos indique que se suspenderá el proceso”, dijo.

Fue claro al indicar que los cambios que se producirán desde el Poder Legislativo no serán una fórmula mágica para arreglar la situación actual del país, pero si el recate de las facultades constitucionales de este poder, lo cual se traducirá en mejores expectativas para todos.