Este miércoles se cumplen 11 años del asesinato de Danilo Anderson

Foto archivo
Foto archivo

Este miércoles 18 de noviembre se cumplen 11 años del fatídico asesinato contra el fiscal del Ministerio Público, Danilo Baltasar Anderson, quien estaba investigando a más de 400 personas acusadas de crímenes en contra del Estado venezolano y los homicidios cometidos durante el fallido golpe de Estado de abril de 2002.

La Nación

Anderson quien murió a los 38 años de edad culminó la carrera de Derecho en la Universidad Central de Venezuela en 1995, especializándose luego en criminología y leyes ambientales. Laboró para varios bufetes de abogados y fue el primer funcionario en abrir un caso por delitos ambientales suscitados en Caracas, publicó el diario 2001.

Siendo tan exitoso y con una labor tan peligrosa, la muerte lo sorprendió un 18 de noviembre de 2004 en Caracas. El fiscal Anderson cuando se dirigía a su casa en su camioneta Toyota Autana luego de salir de sus clases de postgrado, al llegar a la urbanización Los Chaguaramos de Caracas, a las 9:35 de la noche, estalló un aparato contentivo de un explosivo plástico C-4 colocado debajo del asiento del conductor. Se cree que el C-4 fue activado desde un teléfono celular.

Luego del crimen, las autoridades venezolanas comenzaron una investigación que identificó a dos exagentes de la policía que estaban vinculados con el complot homicida, estos eran Otoniel y Rolando Guevara, quienes fueron detenidos el 26 de noviembre de 2004 y acusados por homicidio calificado.

Ese mismo día en que los Guevara fueron apresados, otros dos sospechosos en el hecho, el abogado Antonio López Castillo y el exagente de la policía Juan Carlos Sánchez fueron abatidos por efectivos en incidentes separados. Una pesquisa por parte de la policía en la casa de López Castillo develó un pequeño arsenal de armas, municiones y equipo militar.

Giovanni Vásquez: El testigo estrella de Isaías Rodríguez, fiscal general de Venezuela (2001-2007).

En agosto de 2005 las autoridades venezolanas detuvieron a Giovanni José Vásquez de Armas, un antiguo miembro confeso de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), una organización colombiana paramilitar. En un testimonio jurado Vásquez de Armas declaró que había participado en dos reuniones para planificar varios ataques contra miembros del gobierno venezolano.

Para la fecha, Las dudas de quienes fueron los autores intelectuales en el homicidio de Anderson prosiguen, y se ha convertido en uno de los casos más controvertidos de Venezuela por las diferentes versiones y alegatos.