Tres linchamientos en 3 días dispara alarmas en Altos Mirandinos

08-14-H

Los linchamientos se han vuelto noticia esta última semana luego de que se conociera que en tres días tres casos de ataques de comunidades enardecidas, uno de ellos con una víctima fatal, se registraronn en distintos sectores de los Altos Mirandinos. Así lo reseña diariolaregion.net / Yhanny Casares

De los tres casos que han sido reseñados por la prensa recientemente, dos fueron impedidos por los cuerpos de seguridad municipal, uno en la avenida Bicentenario de Los Teques, luego de que pillaron a un hombre hurtando en un autolavado de la zona, y otro en el Complejo Deportivo, Recreativo y Cultural de San Antonio de Los Altos, después de que varios sujetos le arrebataron el teléfono celular a una fémina.

“Ya la comunidad no se está dejando, han sido muchos años aceptando que la delincuencia hiciera lo que le diera la gana; ahora nos defendemos entre todos y le damos una paliza a los delincuentes para que aprendan a respetar lo ajeno”, destacó Víctor Salazar, participe de uno de los ataques.

A mis hijos les he enseñado que lo que no es suyo no se agarra, ya son adultos y nunca he sufrido por algo así; algunos me llamaran duro pero fue precisamente por esta rudeza que mis hijos no son malas personas y no andan robando por ahí.

En el caso de Los Salias, efectivamente no hubo una pérdida mortal, pero si material, ya que además de golpear a los delincuentes que habían agredido a la víctima, les incendiaron la motocicleta en la que se desplazaban.

“No nos vamos a seguir dejando, ya basta; quisiéramos poder decir que con presencia policial se controla, pero entendemos que la policía no se da abasto para estar en la espalda de cada uno de nosotros”, explicó Salazar.

Sé también de casos de personas que han bajado a golpes a malandros que suben a atracar autobuses y hasta han logrado recuperar sus pertenencias; creo que es lo que nos toca a hacer o le entregamos la vida a los delincuentes.
Una víctima fatal

El tema de los linchamientos no solo se ha quedado en la paliza que un grupo de personas le propina a un delincuente, en Altagracia de la Montaña, específicamente en el sector Chaguaramas, frente a la manga de coleo, quedó el cuerpo de un sujeto a quien mataron a punta de golpes.

Este hecho se registró en horas de la noche de este miércoles, vecinos de la zona identificaron al hombre como uno de los asaltantes de viviendas que mantenía azotada a la comunidad, por eso lo pillaron cuando pretendía ingresar a una casa.

Comisiones de la Policía de Miranda (Polimiranda) llegaron al sitio luego de que el hombre había perdido los signos vitales y fue pasadas las 11:00 p.m. que expertos forenses adscritos a la medicatura local arribaron al lugar y procedieron con el levantamiento correspondiente.

La víctima fatal fue identificada como Charly Alad Acosta Chirinos, de 22 años de edad, y como dato curioso que resaltaron los sabuesos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), en el pecho le colgaba un cartel que decía “por robar casas y motos”.

Modalidad 2015

Aunque la palabra linchamiento pudo haber sido escuchada en épocas anteriores, es precisamente este año cuando se ha hecho más recurrente según lo expresó el comisario Carlos López, jefe de la subdelegación Los Teques del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

“Podríamos hablar de modalidad de estos tiempos, el tema de los linchamientos se está escuchando no solo en los Altos Mirandinos sino en todo el territorio nacional. Como autoridad buscamos siempre mantener la calma y evitar que los límites se excedan pero cuando se registra un homicidio como fue en el caso de Altagracia de la Montaña, las averiguaciones se realizan como cualquier otro caso; se entrevista a todos los residentes del lugar y si existen videos son estudiados para dar con el responsable”, explicó el efectivo policial.

–Otro caso que también llamó la atención de todos los que prestamos servicio en esta delegación fue el que ocurrió en Variantes de Guayas, donde también la comunidad mató a un violador; ese fue el primer caso de ese tipo que se manejó por la subdelegación.