Dimitry Belov: Pragmatismo y “Perdón Vs los Destructores”

tumbnaildimitrybelovPragmatismo despertaba muy preocupado en esos días, estaba viendo a su país casi destruido. Quienes manejan el poder de entonces, los Destructores, maltrataban y empobrecían a  quienes se aferraban a evitar el colapso, los mismos vecinos y ciudadanos de esa nación. Por su naturaleza, Pragmatismo buscó cuáles eran las soluciones posibles, buscaba una salida a la situación sin que su nación entrara en una guerra. Se fue a la constitución de su país y encontró que la salida estaba en la gente, si éstas se organizaban y formaban asambleas, la gente canalizaría sus visiones y llevarían a cabo los cambios que se anhelaban. Su idea la acompañaron Valentía y Dedicación.

En esos días a Perdón casi no se le veía, se zambulló en la profundidad de aquellas tierras a encontrar el camino de la voz de la gente. Estaba seguro que si los habitantes se perdonaban entre sí, las soluciones para reconstruir al país llegarían más rápido, lograr la unión era parte de su idea. Aunque estaba esperando los tiempos de Dios, él mientras tanto, haría su parte.

Los Destructores no se quedaron sentados. Se dedicaron a llenar las calles de violencia mientras culpaban a Pragmatismo, a Valentía y Dedicación. Si los destructores pierden el poder, regresarían al país las Virtudes y el Honor, y estos les harían pagar a la sociedad el daño que han causado. Para ellos, como dé lugar, había que dejar a las Virtudes y al Honor fuera de aquellas tierras. Y para evitarlo, los Destructores criminalizaron a quienes se organizaran, mataron y metieron presos a muchos vecinos, persiguieron a quienes no se arrodillaran y silenciaron a quienes los señalaban. Incluso inventaron unas guerras imaginarias en las que culparon a todos de la destrucción que ellos mismos causaron. Uno de los primeros a quienes secuestraron en una  cárcel fue a Pragmatismo, a Valentía la inhabilitaron y a Dedicación también lo confinaron. Constancia, la esposa de Pragmatismo, se mantiene denunciante alrededor del mundo para que cada vez más países sean conscientes de la crisis que la falta de virtudes ha causado.

Tanto Perdón en su peregrinar y su trabajo diario, como Pragmatismo en su forzado aislamiento se han dado cuenta que cualquier vía los obliga a trabajar juntos. Así que Perdón se ha vuelto más pragmático y Pragmatismo ha sabido perdonar, se han dado cuenta también que las ideologías son un freno en el mundo de hoy y que se requiere una visión amplia para sortear los retos del camino. Nadie sabe si conversaron, pero parecieran haberse puesto de acuerdo. La vía que escogieron es tal vez la que está más llena de trampas, es tal vez la más larga, incluso no es la más segura, pero era el trecho más ancho y el menos anegado para que por allí pasara la mayor cantidad de personas, lo que importa es que todos lleguen, incluyendo a algunos de los destructores. En ese caminar, saben que van directo a una tormenta, el cielo está encapotado, se escuchan los truenos y se ven los rayos. Pero mientras la lluvia es más fuerte, más rápida llega la calma.

Todos caminan bajo la mirada de Justicia, a quien los destructores han mantenido fuera por ya muchos años. Se mantiene en el exilio y por eso que en esas tierras la extrañan tanto. En la fila, esperando entrar de nuevo al país la acompañan Democracia, Estabilidad, Paz, Desarrollo, Bienestar y Capitales. Ven desde la puerta lo que ocurre adentro y tienen ya sus camisas remangadas para empezar sus labores. Confían que los vecinos sepan interpretar los acontecimientos y actuar de acuerdo a los desafíos. Sólo hace falta una mayoría consiente y una minoría activa para lograr grandes cambios.

Esta historia está lejos de terminar….